El Techo De Un Edificio A Quien Pertenece?

El Techo De Un Edificio A Quien Pertenece
Por regla general las terrazas son zonas comunes salvo que por estatutos se diga otra cosa. Si la norma no hace referencia a nada, los techos y terrazas siempre serán considerados bienes comunes. De lo contrario estaríamos frente a la situación de que todos los propietarios del último piso les daría por hacer un segundo nivel de manera libre.

Y eso no es así. – Brevemente respondamos la siguiente inquietud. El techo del último apartamento de un edificio de 5 pisos, ¿es zona común? Para determinar si la terraza o el techo del último piso en un edificio es considerado zona común, lo primero que se debe establecer es que prácticamente por regla general las terrazas son zonas comunes, salvo que por estatutos se diga otra cosa.

Por ejemplo, que se haya privatizado por estatutos o reglamento interno esa terraza o techo. Y cuando se dice privatizar es que esa terraza se considere como un bien privado, y como tal paga una contribución o sostenimiento calculando como coeficiente de área privada porque se considera como un bien privado,

Y al ser considerado de esta manera, el propietario podrá hacer uso libremente de este. Segunda situación. Las terrazas o techos si no son considerados como comunes estatutariamente pueden ser fijados como bienes comunes, pero con un uso exclusivo para solamente aquella persona que vive en ese último piso.

Si la norma no hace referencia a nada, los techos y terrazas siempre serán considerados bienes comunes. De lo contrario estaríamos frente a la situación de que todos los propietarios del último piso les daría por hacer un segundo nivel de manera libre.

¿Quién paga el arreglo del techo de un edificio?

¿ Quién paga la reparación de la cubierta del edificio? La cubierta forma parte de la estructura del edificio y, por lo tanto, su reparación es responsabilidad de la comunidad de propietarios.

¿Quién arregla el techo?

 Tejados de bricolaje: ¿Debe usted contratar a un techador o reparar su propio techo? – IKO Skip to primary navigation Skip to content Skip to footer Muchos propietarios de viviendas disfrutan de los proyectos de bricolaje. Hay una cierta satisfacción que se siente al arreglar usted mismo su casa. El Techo De Un Edificio A Quien Pertenece Los proyectos de bricolaje no siempre satisfacen las expectativas de los propietarios. Según una encuesta de más de 2,000 propietarios, más de la mitad de ellos consideran que sus proyectos son más difíciles y requieren más tiempo del que habían previsto en un principio.

Aunque la encuesta incluyó proyectos sencillos de bricolaje, como pintar las paredes e instalar una pared de protección contra salpicaduras, el 8 por ciento de los propietarios de viviendas aún causaban daños a sus viviendas durante un proyecto de bricolaje. Además, el 16 por ciento de los propietarios se lesionaron ellos mismos.

La proporción de lesiones y daños causados por los proyectos de construcción de tejados por el sistema de bricolaje es, sin duda, más elevada. En cierto modo, los techos son similares a la jardinería. Aquellos que no lo han probado pueden pensar que es bastante simple.

La primera vez que traen a casa una planta, descubren que necesitan hacer algo más que ponerla al lado de una ventana para ayudarla a desarrollarse. Lo mismo ocurre con los tejados. Los techadores profesionales utilizan equipos, capacitación y experiencia para hacer que su trabajo parezca fácil, pero no lo es.

Hay varias razones para contratar a un profesional para comenzar un proyecto de reparación de techos de bricolaje.

¿Qué partes de un edificio son comunitarias?

El portal, las escaleras, porterías, ascensores, corredores, pasos, muros, fosos, patios, pozos y los recintos destinados a ascensores, depósitos, contadores, telefonías u otros servicios o instalaciones comunes, incluso aquéllos que fueren de uso privativo.

¿Qué son los elementos comunes en la Ley de propiedad horizontal?

La propiedad horizontal se caracteriza por la coexistencia de elementos privativos y elementos comunes, Contenido

1 Concepto de elementos comunes 2 Enumeración de los elementos comunes

2.1 Supuestos concretos 2.2 Presunción de comunidad

3 Clasificación de los elementos comunes

3.1 Elementos comunes por naturaleza 3.2 Elementos comunes por destino o accesorios

4 Desafectación de elementos comunes 5 Modificación de elementos comunes 6 Obras en los elementos comunes 7 Recursos adicionales

7.1 En formularios 7.2 En doctrina

8 Legislación básica 9 Legislación citada 10 Jurisprudencia y Doctrina administrativa citadas

Concepto de elementos comunes Los elementos comunes son aquellas partes de uso y aprovechamiento común por todos los copropietarios de un edificio que resultan necesarias para el adecuado uso y disfrute de las partes privativas del mismo. La Resolución de la DGRN de 14 de abril de 2015 define los elementos comunes como aquellas partes integrantes de un edificio sin las cuales no puede subsistir el propio edificio, ni conseguirse la independización física, jurídica y de aprovechamiento de los elementos privativos; los elementos comunes pertenecen a quienes sean titulares de los elementos privativos a través de un sistema de cuotas atribuidas a los diferentes propietarios en el título constitutivo de la propiedad horizontal donde todos los actos de administración y disposición que puedan afectar a los mismos deben ser realizados por los cotitulares en la forma prevista por la Ley de propiedad horizontal.

Según se desprende del art.396 del Código Civil (CC), en el régimen de propiedad horizontal los elementos comunes se definen por exclusión frente a los privativos, de tal forma que serán comunes todos aquellos elementos que no estén comprendidos dentro de los límites de la propiedad de cada piso o local y que no sirvan exclusivamente a un propietario individual, ni aquellos que, aunque se hallen fuera del espacio privativo, hayan sido adjudicados expresamente en el título a un propietario.

En palabras de la Resolución de la DGRN de 7 de julio de 2014 legalmente, en un régimen de propiedad horizontal, es elemento común todo lo que no conste configurado expresamente como elemento privativo, Y a la inversa, la configuración y descripción de un elemento privativo no debería ni puede incluir, (ni siquiera en parte) elementos comunes, ni parte proporcional de elementos comunes.

Debe observarse que los elementos comunes no necesitan una descripción separada y especial, requisito que es esencial en los elementos privativos, que se inscriben como fincas independientes y que, por ello, deben cumplir los requisitos de descripción establecidos en la legislación hipotecaria y en la Ley de Propiedad Horizontal.

Pero los elementos comunes son todo aquello que existe dentro del edificio y que no se configura como elemento privativo. Por ello, tales elementos comunes no requieren una descripción individualizada o específica. (Resolución de la DGRN de 17 de octubre de 2012, citada por la Resolución de 3 de diciembre de 2020, de la Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública).

El suelo, vuelo, cimentaciones y cubiertas,

Dentro de esta categoría se incluyen las terrazas que sean la cubierta de todo o parte del inmueble (estas últimas llamadas “terrazas a nivel “), como reconoce la STS 10 de febrero de 1992. Al respecto, señala la STS de 17 de febrero de 1993 que en estos casos, aunque el uso y disfrute de la terraza corresponda en exclusividad al titular del piso a que pertenezca, la misma sirve, al propio tiempo, de cubierta del edificio, con lo que, en el aspecto estructural, tiende a la consecución del bien general o común de los partícipes en la Comunidad.

Por ello, la jurisprudencia ha argumentado que, en la medida en que éstas forman parte de la cubierta del edificio, son comunes, y sólo el título constitutivo o el acuerdo unánime de los copropietarios puede conferirles carácter privativo ( STS 29 de julio de 1995 y la STS de 17 de diciembre de 1997 antes citada, entre otras muchas).

La Resolución de la DGRN de 19 de junio de 2018 afirma que hay una sutil, pero ampliamente compartida, distinción entre el concepto de terraza y el concepto cubierta del edificio. La cubierta como elemento necesario de parcelación cúbica o delimitación del vuelo o espacio edificado es siempre elemento común por naturaleza.

  • Sin embargo, las terrazas como zona pisable (o «visitable» como se dice en alguna ocasión), no son elemento común por naturaleza.
  • Modernamente se viene distinguiendo en la doctrina entre las terrazas superiores (terrados o azoteas), y las llamadas terrazas a nivel (resultado de una construcción escalonada), con acceso exclusivo a través del propio elemento privativo al que están vinculados, que son de uso, e incluso de propiedad privativa.

Las primeras, por su parte, pueden ser tanto un elemento común de uso común, como un elemento común de uso privativo o, incluso, un elemento de propiedad privativa, y en este último supuesto, como entidad independiente o como anejo de otra entidad privativa (si bien en el caso de que en el título constitutivo no se prevea otra cosa, debe considerarse como elemento común).

Elementos estructurales y entre ellos los pilares, vigas, forjados y muros de carga,

Las fachadas, con los revestimientos exteriores de terrazas, balcones y ventanas, incluyendo su imagen o configuración, los elemento de cierre que las conforman y sus revestimientos exteriores.

La jurisprudencia ha considerado que el concepto de fachada no puede aplicarse con un criterio puramente arquitectónico, sino que la determinación de cuáles son los elementos de la fachada que tienen carácter común debe hacerse ponderando si son necesarios para el adecuado uso y disfrute del edificio, examinando si forman parte de la estructura del edificio o valorando si afectan a su configuración externa determinante de su apariencia, tomando en consideración el uso a que están destinados cada uno de estos elementos y los locales a que afectan (STS de 10 de octubre de 2007).

El portal, las escaleras, porterías, corredores, pasos, muros, fosos, patios, pozos y los recintos destinados a ascensores, depósitos, contadores, telefonías o a otros servicios o instalaciones comunes, incluso aquellos que fueren de uso privativo.

Por corredores se entienden los pasillos internos o partes del edificio destinadas a comunicar los pisos o locales entre sí y éstos con los elementos comunes, considerando la doctrina que estos elementos no sólo son los pasillos interiores del edificio, sino también las galerías exteriores que rodean el patio común y que todavía existen en algunos inmuebles, dando lugar a lo que se conocen como “patios de vecindad”.

  • Por otro lado, los pasos son un elemento común que permite el acceso, por dentro del inmueble, a cada una de las partes privativas o a un elemento común.
  • Se trata, en concreto, del paso en sentido físico entendido como elemento arquitectónico del edificio puesto que el derecho de paso será, en su caso, una servidumbre enumerada como categoría propia en el art.396, CC.

En este sentido, véase la Sentencia de la Audiencia Provincial de Baleares de 15 de enero de 2007.

Los ascensores y las instalaciones, conducciones y canalizaciones para el desagüe y para el suministro de agua, gas o electricidad, incluso las de aprovechamiento de energía solar; las de agua caliente sanitaria, calefacción, aire acondicionado, ventilación o evacuación de humos; las de detección y prevención de incendios; las de portero electrónico y otras de seguridad del edificio, así como las de antenas colectivas y demás instalaciones para los servicios audiovisuales o de telecomunicación, todas ellas hasta la entrada al espacio privativo.

Es decir que las instalaciones, conducciones y canalizaciones han de estimarse comunes hasta que se introducen en un piso o local en concreto, mientras que las instalaciones y conducciones son particulares desde su acometida interior hasta la tubería o conducto general del edificio.

Las servidumbres y cualesquiera otros elementos materiales o jurídicos que por su naturaleza o destino resulten indivisibles.

Presunción de comunidad La doctrinal jurisprudencial ha manifestado en diversas ocasiones que, en los supuestos de indefinición (es decir, cuando determinados.

¿Quién arregla los techos en Propiedad Horizontal?

De la normatividad en cita es posible concluir qué la responsabilidad por la falta de reparaciones en tanto los bienes sean comunes de los Conjuntos residenciales o Edificios sometidos al régimen de Propiedad Horizontal le corresponde a la comunidad (copropietarios) y si es privado le corresponde al propietario.

¿Qué accidente puede pasar al reparar un techo?

Causas principales de accidentes de techos: –

Colapso del techo Objeto o escombros que caen Colapso de andamios Falta de equipo de seguridad. Equipo que funciona mal Resbalón y caída desde el techo La escalera cae Electrocución

Las lesiones que ocurren debido a accidentes de techado son graves y alteran la vida. Las lesiones más comunes en los techos incluyen fracturas múltiples, traumatismo cerebral, empalamiento, lesiones de la médula espinal y la muerte. Si usted o un ser querido ha resultado lesionado en un accidente de techo, contáctenos hoy.

¿Quién responde por los daños en Propiedad Horizontal?

¿La cuota de administración cubriría los daños? – En la Ley 675 de 2001 (Propiedad Horizontal), específicamente en el artículo 21, se reglamenta que cada propietario debe responder por las reparaciones que se originen en su propiedad y afecten a otras unidades inmobiliarias.

En caso de que el propietario no los realice, el administrador podrá realizar el respectivo cobro por vía del juicio ejecutivo.💵 Cuando se presente la ocasión en donde el origen de los daños es en 2 inmuebles, los dos propietarios deberán asumir por partes iguales el costo de los arreglos del área común,

Antes de validar la responsabilidad de las unidades, se deberá inspeccionar a profundidad la raíz de los daños para así proceder a su arreglo.💲 El artículo 23 de la Ley de Propiedad Horizontal, especifica que todos los propietarios de las unidades que componen un conjunto, deben contribuir con los gastos administrativos para la conservación, mantenimiento y reparación de las zonas comunes.

  1. La administración es la encargada de recaudar la cuota de cada inmueble y administrar los recursos para dicho fin.📆 🔗 Zonas comunes: uso, conservación y mejoramiento La disposición de cada cuota pagada se debe disponer de acuerdo a las necesidades de la Propiedad Horizontal.
  2. El administrador debe dar cuenta a los propietarios del uso de este dinero.📈 Desde Jelpit apoyamos todos los procesos para que tu conjunto fluya, por eso contamos con sistemas como el de recaudo de cuotas de administración para que todos los propietarios puedan hacer el pago más fácilmente.📲 Además de esto, contamos con varios servicios para el mantenimiento preventivo de todas las zonas del conjunto y que así todos los residentes puedan disfrutar de su propiedad horizontal.

Recuerda que con Jelpit, tu vida y tu conjunto fluyen.💜

¿Cómo saber si un elemento es comun o privativo?

Para conocer si un elemento es común de uso privativo, debemos ir al Título Constitutivo de la Comunidad. Frecuentemente se consideran elementos comunes de uso privativo las terrazas de los inmuebles, cuyo uso y disfrute está atribuido al propietario de la vivienda que dispone de esa terraza.

¿Qué dice el artículo 396 del Código Civil?

Disposición adicional única. – 1. El artículo 396 del Código Civil quedará redactado en los siguientes términos:

  1. «Los diferentes pisos o locales de un edificio o las partes de ellos susceptibles de aprovechamiento independiente por tener salida propia a un elemento común de aquél o a la vía pública podrán ser objeto de propiedad separada, que llevará inherente un derecho de copropiedad sobre los elementos comunes del edificio, que son todos los necesarios para su adecuado uso y disfrute, tales como el suelo, vuelo, cimentaciones y cubiertas; elementos estructurales y entre ellos los pilares, vigas, forjados y muros de carga; las fachadas, con los revestimientos exteriores de terrazas, balcones y ventanas, incluyendo su imagen o configuración, los elemento de cierre que las conforman y sus revestimientos exteriores; el portal, las escaleras, porterías, corredores, pasos, muros, fosos, patios, pozos y los recintos destinados a ascensores, depósitos, contadores, telefonías o a otros servicios o instalaciones comunes, incluso aquéllos que fueren de uso privativo; los ascensores y las instalaciones, conducciones y canalizaciones para el desagüe y para el suministro de agua, gas o electricidad, incluso las de aprovechamiento de energía solar; las de agua caliente sanitaria, calefacción, aire acondicionado, ventilación o evacuación de humos; las de detección y prevención de incendios; las de portero electrónico y otras de seguridad del edificio, así como las de antenas colectivas y demás instalaciones para los servicios audiovisuales o de telecomunicación, todas ellas hasta la entrada al espacio privativo; las servidumbres y cualesquiera otros elementos materiales o jurídicos que por su naturaleza o destino resulten indivisibles.
  2. Las partes en copropiedad no son en ningún caso susceptibles de división y sólo podrán ser enajenadas, gravadas o embargadas juntamente con la parte determinada privativa de la que son anejo inseparable.
  3. En caso de enajenación de un piso o local, los dueños de los demás, por este solo título, no tendrán derecho de tanteo ni de retracto.
  4. Esta forma de propiedad se rige por las disposiciones legales especiales y, en lo que las mismas permitan, por la voluntad de los interesados.»
See also:  Como Aser Un Edificio De Papel?

2. Sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado anterior, las modificaciones introducidas en el Código Civil y en la Ley Hipotecaria por los artículos 1 y 2 de la Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre Propiedad Horizontal, permanecen en vigor con su redacción actual.

¿Qué dice el artículo 24 de la Ley de Propiedad Horizontal?

LEY DE PROPIEDAD HORIZONTAL DE VENEZUELA (Última reforma de 1983)

LEY DE PROPIEDAD HORIZONTALEL CONGRESO DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA Decreta la siguiente: LEY DE PROPIEDAD HORIZONTAL

TITULO PRELIMINAR Disposiciones Generales Artículo 1.- Los diversos apartamentos y locales de un inmueble podrán pertenecer a distintos propietarios de acuerdo con las disposiciones de la presente Ley y, en cuanto no se opongan a éstas, las del Código Civil.

A los efectos de esta Ley, sólo se considerará como apartamento o local a la parte de un edificio susceptible de aprovechamiento independiente, que tenga salida a la vía pública directamente o a través de un determinado espacio común, sea que ocupe todo, o una fracción de un piso más de uno. TITULO PRIMERO De los apartamentos y de las cosas comunes Artículo 2.- Los apartamentos y locales a que se refiere el artículo anterior podrán enajenarse, gravarse o ser objeto de toda clase de actos entre vivos o por causa de muerte.

En caso de enajenación de un apartamento o local los dueños de los demás, por este solo título, no tendrán derecho de preferencia. Artículo 3.- El uso y disfrute de cada apartamento o local estará sometido a las siguientes normas: a) Respetar las instalaciones generales o en provecho de otros propietarios incluidas en su apartamento o local; b) Mantener en buen estado de conservación su propio apartamento o local e instalaciones privativas, en términos que no perjudiquen a los otros propietarios, resarciendo los daños que ocasione por su descuido o el de las personas por quienes deba responder: c) Consentir las reparaciones que exija el servicio del edificio y permitir las servidumbres imprescindibles requeridas para la creación de servicios comunes de interés general, acordadas por el setenta y cinco por ciento (75%) de los propietarios, en las condiciones previstas en el artículo 9 de la presente Ley, teniendo derecho a que se le resarzan los daños y perjuicios; d) Permitir la entrada a su apartamento o local a los fines previstos en los literales anteriores; e) Usar y disfrutar del apartamento o local conforme a la finalidad dada al inmueble.

No podrán establecerse en ellos oficinas, comercios, industrias, laboratorios, depósitos, estacionamientos ni ninguna otra forma de actividad, si el inmueble fuere para vivienda, a menos que se le hubiere dado otro destino a determinadas partes del mismo; f) No producir ruidos, molestias, ni (daños, ni ejecutar actos que perturben la tranquilidad de los propietarios, amenacen su seguridad o afecten a la salud pública; g) No utilizar el piso para actos o fines contrarios a la moral o las buenas costumbres.

Artículo 4.- El propietario de cada apartamento o local podrá modificarle sus elementos ornamentales, instalaciones y servicios cuando no menoscabe o altere la seguridad del edificio, su estructura general, su configuración o estado exteriores, o perjudique los derechos de otros propietarios, debiendo dar cuenta previamente de tales obras al Administrador.

En el resto del inmueble no podrá realizar alteración o modificación alguna y si adviniera la necesidad de reparaciones urgentes deberá comunicarlo al Administrador. Artículo 5.- Son cosas comunes a todos los apartamentos: a) La totalidad del terreno que sirvió de base para la obtención del correspondiente permiso de construcción; b) Los cimientos, paredes maestras, estructuras, techos, galerías, vestíbulos, escaleras, ascensores y vías de entrada, salida y comunicaciones; c) Las azoteas, patios o jardines.

Cuando dichas azoteas, patios o jardines sólo tengan acceso a través de un apartamento o local necesariamente serán de uso exclusivo del propietario de éste; d) Los sótanos, salvo los apartamentos o locales que en ellos se hubieren construido de conformidad con las Ordenanzas Municipales.

Si en dichos sótanos hubieren puestos de estacionamiento, depósitos o maleteros se aplicarán las disposiciones especiales relativas a los mismos; e) Los locales destinados a la administración, vigilancia o alojamiento de porteros o encargados del inmueble; f) Los locales y obras de seguridad, deportivas, de recreo, de ornato, de recepción o reunión social y otras semejantes; g) Los locales e instalaciones de servicios centrales como electricidad, luz, gas, agua fría y caliente, refrigeración, cisternas, tanques y bombas de agua y demás similares; h) Los incineradores de residuos y, en general todos los artefactos, instalaciones y equipos existentes para el beneficio común; i) Los puestos de estacionamiento que sean declarados como tales en el documento de condominio.

Este debe asignar, por lo menos, un puesto de estacionamiento a cada uno de los apartamentos o locales, caso en el cual el puesto asignado a un apartamento o local no podrá ser enajenado ni gravado sino conjuntamente con el respectivo apartamento o local.

Los puestos de estacionamiento que no se encuentren en la situación antes indicada, podrán enajenarse o gravarse, preferentemente a favor de los propietarios y, sin el voto favorable del setenta y cinco por ciento (75%) de ellos, no podrán ser enajenados o gravados a favor de quienes no sean propietarios de apartamentos o locales del edificio.

En todo caso siempre deberán ser utilizados como puestos de estacionamiento. El Ejecutivo Nacional, mediante reglamento especial, podrá autorizar una asignación diferente a la prevista en este artículo, en determinadas áreas de una ciudad y siempre que las necesidades del desarrollo urbano así lo justifiquen; j) Los maleteros y depósitos en general que sean declarados como tales en el documento de condominio.

  1. Este puede asignar uno o más maleteros o depósitos determinados a cada uno de los apartamentos y locales, o a algunos de ellos o uno de ellos.
  2. En tales casos los maleteros o depósitos asignados a un apartamento o local no podrán ser enajenados ni gravados sino conjuntamente con el respectivo apartamento o local; k) Cualesquiera otras partes del inmueble necesarias para la existencia, seguridad, condiciones higiénicas y conservación del inmueble o para permitir el uso y goce de todos y cada uno de los apartamentos y locales; l) Serán asimismo cosas comunes a todos los apartamentos y locales, las que expresamente se indiquen como tales en el documento de condominio, y en particular los apartamentos, locales, sótanos y depósitos, maleteros o estacionamientos rentables, si los hubiere, cuyos frutos se destinen al pago total o parcial de los gastos comunes.

Artículo 6.- Los derechos de cada propietario en las cosas comunes son inherentes a la propiedad del respectivo apartamento o inseparables de ellas y se considerarán comprendidos en cualquiera de los actos a que se refiere el artículo 2. Artículo 7.- A cada apartamento se atribuirá una cuota de participación con relación al total del valor del inmueble y referida a centésimas del mismo.

  1. Dicha cuota servirá de módulo para determinar la participación en las cargas y beneficios por razón de la comunidad.
  2. Las mejoras o menoscabos de cada apartamento no alterarán la cuota atribuida, que sólo podrá variarse por acuerdo unánime.
  3. Artículo 8.- Cada propietario podrá servirse de las cosas comunes según su destino ordinario y sin perjuicio del uso legítimo de los demás, salvo que de conformidad con esta Ley se haya atribuido su uso exclusivamente a un determinado apartamento o local a determinados apartamentos o locales.

No podrá acordarse la división de las mismas sino en los casos en que lo autorice la presente Ley o la Asamblea de los copropietarios por el voto de las dos terceras partes de sus miembros, y en este ultimo caso siempre y cuando se obtengan los permisos de las Autoridades competentes.

Artículo 9.- Las mejoras de las cosas comunes sólo podrán efectuarse con el acuerdo del setenta y cinco por ciento (75%) de los propietarios. Tales mejoras, podrán ser suspendidas por la autoridad judicial, a solicitud de uno o más propietarios, por los motivos siguientes: a) Cuando fuesen contrarias a la Ley o al documento de condominio; b) Cuando fueren perjudiciales a la seguridad, solidez o condiciones ambientales del inmueble; c) Cuando su costo no esté debidamente justificado; d) Cuando modifiquen sustancialmente el aspecto arquitectónico exterior del edificio; e) Cuando lesionen cualesquiera de los derechos de uno o más propietarios.

Las reclamaciones serán formuladas ante los Tribunales competentes, siguiéndose el procedimiento correspondiente al interdicto de la obra nueva. Artículo 10.- Para construir nuevos pisos, hacer sótanos o excavaciones o realizar actos que afecten la conservación y estética del inmueble se requiere el consentimiento unánime de los propietarios (100%), siempre y cuando se obtenga el permiso correspondiente de las autoridades competentes.

Artículo 11.- Son gastos comunes a todos los propietarios o a parte de ellos, según el caso: a) Los causados por la administración, conservación, reparación o reposición de las cosas comunes; b) Los que se hubieren acordado como tales por el setenta y cinco por ciento (75%), por lo menos, de los propietarios; c) Los declarados comunes por la Ley o por el documento de condominio.

Artículo 12.- Los propietarios de apartamentos o locales deberán contribuir a los gastos comunes, a todos o a parte de ellos, según los casos, en proporción a los porcentajes que conforme el artículo 7 le hayan sido atribuidos. Sin embargo, si existieren bienes comunes cuyo uso se haya atribuido exclusivamente a un apartamento en los casos autorizados por esta Ley, serán por cuenta del propietario de dicho apartamento la totalidad de los gastos de mantenimiento de los mencionados bienes así como las reparaciones menores que requieran y las mayores cuya necesidad se deba a no haberse efectuado oportunamente las reparaciones menores.

Los propietarios pueden liberarse de tales obligaciones mediante el abandono de su apartamento en favor de los propietarios restantes. En tal caso, el apartamento abandonado se hace común a estos, en proporción a los porcentajes que le corresponden sobre los bienes comunes a todos los apartamentos. El propietario que abandone su apartamento deberá hacer constar esa decisión en documento registrado, y el abandono no tendrá efecto frente a la comunidad hasta tanto no se haga la notificación correspondiente al administrador del condominio, acompañada del documento donde conste el abandono.

Artículo 13.- La obligación del propietario de un apartamento o local por gastos comunes sigue siempre a la propiedad del apartamento o local, aun respecto de gastos causados antes de haberlo adquirido. Queda a salvo el derecho que pueda corresponder al adquiriente contra el enajenante, en razón del pago que aquí hubiere realizado por tal concepto.

Lo dispuesto en el encabezamiento de este artículo no impide exigir su contribución en los gastos comunes al propietario que después de constituido en mora enajene el apartamento. Artículo 14.- Las contribuciones para cubrir los gastos podrán ser exigidas por el administrador del inmueble o por el propietario que hubiere pagado sumas que corresponda aportar a otro propietario.

Para el efecto de estos cobros, harán fe contra el propietario moroso, salvo prueba en contrario, las actas de asambleas inscritas en el libro de acuerdos de los propietarios y los acuerdos inscritos por el administrador en dicho libro, cuando estén justificados por los comprobantes que exige esta Ley.

Las liquidaciones o planillas pasadas por el administrador del inmueble a los propietarios respecto a las cuotas correspondientes por gastos comunes, tendrán fuerza ejecutiva. Artículo 15.- Los créditos a que se refiere el artículo anterior gozarán de privilegio sobre todos los bienes muebles del deudor, el cual se preferirá al privilegio especial indicado en el Ordinal 4 del artículo 1.871 del Código Civil; pero se pospondrá a los demás privilegios generales y especiales establecidos en el mismo Código.

Se aplicará a estos créditos lo dispuesto en el artículo 1.876 del Código Civil. Artículo 16.- En caso de destrucción total del edificio o de una porción del mismo que represente, por lo menos, las 3/4 partes de su valor, cualquiera de los propietarios podrá pedir la división de las cosas comunes en que tenga participación.

  1. Igual derecho corresponderá a cualquier propietario si el edificio amenaza ruina en las proporciones dichas.
  2. Sin embargo, cuando hubiere un número de propietarios cuyo porcentaje sea o exceda de las 3/4 partes del valor del inmueble total, éstos tendrán derecho a adquirir, a justa regulación de expertos, la parte o partes de los propietarios minoritarios que reiterasen su voluntad de realizar la división del mismo inmueble.

Artículo 17.- Si la destrucción o amenaza de ruina del edificio no alcanzare las proporciones indicadas en el artículo anterior, los propietarios decidirán acerca de la reconstrucción de las cosas comunes. Si ésta fuere acordada, los gastos correspondientes serán considerados como comunes.

TITULO SEGUNDO De la Administración Artículo 18.- La administración de los inmuebles de que trata esta Ley corresponderá a la Asamblea General de Copropietarios, a la Junta de Condominio y al Administrador. La Junta de Condominio, deberá estar integrada por tres copropietarios por lo menos y tres suplentes que llenarán sus faltas en orden a su elección, será designada por la Asamblea de Copropietarios y sus integrantes durarán un (1) año en ejercicio de sus funciones y podrán ser reelectos.

De su seno se elegirá un Presidente. La Junta deberá constituirse en un plazo no mayor de sesenta (60) días, luego de haberse protocolizado la venta del setenta y cinco por ciento (75%) de los apartamentos y locales y será de obligatorio funcionamiento en todos los edificios regulados por esta Ley.

La Junta de Condominio decidirá por mayoría de votos y tendrá las atribuciones de vigilancia y control sobre la administración que establezca el Reglamento de la presente Ley y, en todo caso, tendrá las siguientes: a) Convocar en caso de urgencia a la Asamblea de Copropietarios; b) Proponer a la Asamblea de Copropietarios la destitución del Administrador; c) Ejercer las funciones del Administrador en caso de que la Asamblea de Copropietarios no hubiere procedido a designarlo; d) Velar por el uso que se haga de las cosas comunes y adoptar la reglamentación que fuere necesaria; e) Velar por el correcto manejo de los fondos por parte del administrador.

See also:  Como Calcular La Potencia Electrica De Un Edificio?

Artículo 19.- La Asamblea de Copropietarios designará por mayoría de votos una persona natural o jurídica para que desempeñe las funciones de Administrador por un período de un (1) año, sin perjuicio de revocaría en cualquier momento o reelegiría por períodos iguales.

A falta de designación oportuna del Administrador, éste será designado por el Juez de Departamento o Distrito, a solicitud de uno o más de los copropietarios. El nombramiento que efectúe el Juez deberá recaer preferentemente en uno de los propietarios. En todo caso, la responsabilidad del administrador se rige por las normas del mandato.

El administrador deberá prestar garantía suficiente, a juicio de la Asamblea de Copropietarios de los apartamentos, y así mismo, si tuvieren algún interés en tal garantía, del enajenante de los apartamentos y del acreedor hipotecario a que se refiere el artículo 38.

El administrador contratado inicialmente por el enajenante de los inmuebles que comprende esta Ley, deberá ser reelegido o revocado por la Asamblea de Copropitarios en la oportunidad de la designación de la Junta de Condominio. Artículo 20.- Corresponde al administrador: a) Cuidar y vigilar las cosas comunes; b) Realizar o hacer realizar los actos urgentes de administración y conservación, así como las reparaciones menores de las cosas comunes; c) Ejercer en juicio la representación de los propietarios en los asuntos concernientes a la administración de las cosas comunes, debidamente asistidos por abogados o bien otorgando el correspondiente poder.

Para ejercer esta facultad deberá estar debidamente autorizado por la Junta de Condominio, y de acuerdo con lo establecido en el respectivo documento. Esta autorización deberá constar en el Libro de Actas de la Junta de Condominio; d) Recaudar de los propietarios lo que a cada uno corresponda en los gastos y expensas comunes, y si hubiere apartamentos rentables propiedad de la comunidad recibir los cánones de arrendamiento y aplicarlos a los gastos comunes; en caso de que lo recaudado supere a los gastos comunes, los propietarios por mayoría, podrán darle un destino diferente u ordenar su distribución e) Cumplir y velar por el cumplimiento de las disposiciones del documento de condominio, de su reglamento y de los acuerdos de los propietarios; f) Llevar la contabilidad de los ingresos y gastos que afecten al inmueble y a su administración, en forma ordenada y con la especificación necesaria, así como conservar los comprobantes respectivos, los cuales deberán ponerse a disposición de los propietarios para su examen durante días y horas fijadas con conocimiento de ellos; g) Llevar los libros de: a) Asamblea de propietarios, b) Actas de la Junta de Condominio, c) Libro diario de la contabilidad Estos libros deberán ser sellados por un Notario Público o un Juez de Distrito, en cuya jurisdicción se encuentre el inmueble; h) Presentar el informe y cuenta anual de su gestión.

Parágrafo Único.-La violación o incumplimiento de cualesquiera de las obligaciones a que se refiere este artículo, por parte del administrador, dará lugar a su destitución, sin perjuicio de las acciones civiles y penales a que haya lugar. Artículo 21.- El administrador, o si este no actúa, cualquiera de los propietarios podrá ejecutar por sí solo los actos de conservación y administración que sean de urgente necesidad y tendrá derecho de requerir de los demás el pago proporcional de los desembolsos hechos, mediante las justificaciones pertinentes.

Artículo 22.- Lo concerniente a la administración y conservación de las cosas comunes a todos los apartamentos será resuelto por los propietarios. Lo concerniente a la administración y conservación de las cosas comunes a algunos apartamentos será resuelto por los propietarios de éstos.

A falta de disposición en el documento de condominio, se aplicará lo dispuesto en los dos artículos siguientes. Artículo 23.- Las consultas a los propietarios sobre los asuntos que deben someterse a su decisión conforme al artículo anterior, así como las respuestas de los propietarios respectivos, se hará por escrito.

Los acuerdos, Salvo disposición contraria de la Ley, se tomarán por mayoría de los propietarios interesados que representen, por lo menos dos tercios del valor atribuido, para el efecto del artículo 7 a la totalidad del inmueble o de los apartamentos correspondientes.

Si dentro de los ocho (8) días siguientes de la consulta del último propietario interesado, el administrador no hubiere recibido un número de respuestas que permita dar por aprobada o negada la proposición consultada, se procederá a una nueva consulta. En tal caso, para la aprobación de la proposición consultada se requiere siempre que la Ley no exija unanimidad, el voto favorable de los que representen más de la mitad del valor atribuido a los apartamentos cuyos propietarios hubieren hecho llegar su voluntad al administrador dentro de los ocho (8) días siguientes a la segunda consulta hecha al último interesado.

El administrador comunicará por escrito a todos los propietarios el resultado de la votación, asentará los correspondientes acuerdos en el Libro de Acuerdos de los propietarios y conservará los comprobantes de las consultas dirigidas y de las respuestas recibidas.

Artículo 24.- No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, el administrador puede, si lo estima conveniente convocar a una asamblea de los propietarios interesados para deliberar sobre asuntos a que se refiere el articulo 22 y debe hacerlo cuando se lo exijan los propietarios que representen, por lo menos, un tercio del valor básico del inmueble o de los apartamentos correspondientes.

Los propietarios interesados pueden ocurrir al Juez de Distrito o Departamento de la respectiva jurisdicción para que convoque la asamblea cuando el administrador por cualquier causa deje de convocarla. Las asambleas se celebrarán con preferencia en el inmueble y serán presididas por el Presidente de la Junta de Condominio o la persona que designe la asamblea en caso de su ausencia.

  • La asamblea de los propietarios no puede deliberar sin la presencia de todos los interesados, a menos que conste en forma fehaciente que todos han sido invitados a la reunión con tres (3) días de anticipación, por lo menos.
  • La asamblea se tendrá por válidamente constituida cuando haya sido convocada por un periódico que circule en la localidad, con la anticipación predicha, y un ejemplar de la convocatoria haya sido fijado en la entrada o entradas del edificio.

El administrador dejará con la misma anticipación, en cada apartamento, una convocatoria, sin que el incumplimiento de este requisito conlleve la nulidad de la asamblea. Si a la asamblea no concurriere un número de propietarios suficiente como para tomar el acuerdo correspondiente, se procederá a realizar una nueva consulta por los medios indicados en el artículo anterior y la decisión se tomará por la mayoría establecida en el primer aparte del mismo.

De toda asamblea se levantará Acta que se estampará en el Libro de Acuerdos de los propietarios, suscrita por los concurrentes. Artículo 25.- Los acuerdos de los propietarios tomados con arreglo a los artículos precedentes serán obligatorios para todos los propietarios. Cualquier propietario podrá impugnar ante el Juez los acuerdos de la mayoría por violación de la Ley o del documento de condominio o por abuso de derecho.

El recurso deberá intentarse dentro de los treinta (30) días siguientes a la fecha de la asamblea correspondiente o de la comunicación de la decisión hecha por el administrador si el acuerdo hubiere sido tomado fuera de asamblea. Si no se hubiese convocado la asamblea o si no se hubiese participado el acuerdo tomado fuera de ella, los treinta (30) días indicados se contarán a partir de la fecha en que el recurrente hubiere tenido conocimiento del acuerdo.

El recurso del propietario no suspende la ejecución del acuerdo impugnado, pero el Juez discrecionalmente y con las precauciones necesarias, puede decretar esta suspensión provisionalmente a solicitud de parte interesada. A los efectos de este artículo se seguirá el procedimiento previsto en el Código de Procedimiento Civil para los juicios breves.

TITULO TERCERO Del Documento de Condominio Artículo 26.- Antes de procederse a la enajenación de uno cualquiera de los apartamentos o locales de un edificio el propietario o los propietarios del inmueble declararán por documento protocolizado en la correspondiente Oficina Subalterna de Registro su voluntad de destinarlo para ser enajenado por apartamentos o locales.

Este documento contendrá, además de la descripción de los títulos inmediatos de adquisición, los pisos, apartamentos y dependencias de que consta, con especificación de los linderos de los apartamentos y locales, la descripción de las cosas comunes generales del edificio y de las cosas comunes limitadas a cierto número de apartamentos con expresión de cuáles son esos apartamentos; la indicación precisa del destino dado al edificio, el valor que se le da al edificio y el que se atribuye a cada uno de los apartamentos, locales y otras partes del edificio susceptible de enajenación separada, fijándose de acuerdo con tales valores el porcentaje que tengan los propietarios sobre las cosas comunes y sus derechos y obligaciones en la conservación y administración del inmueble; los gravámenes que pesan sobre el edificio y cualquiera otra circunstancia que interese hacer constar.

Al protocolizar dichos documentos, el Registrador estampará las notas marginales a que se refiere el artículo 1.926 del Código Civil. Se acompañará al documento a que se refiere este artículo, a fin de que sean agregados al Cuaderno de Comprobantes, los planos arquitectónicos debidamente aprobados por los organismos correspondientes, los de sus dependencias e instalaciones, y, en su caso, los de sus modificaciones esenciales donde deben estar demarcadas claramente las áreas comunes.

Todos los planos a que se refiere el aparte anterior deberán ser previamente conformados por el proyectista de la obra o, en su defecto, por un profesional autorizado, quien hará constar que el edificio corresponde a ellos y que no se alteran o modifican las áreas y los usos comunes del inmueble, sus anexidades y pertenencias, de acuerdo al permiso de construcción.

Igualmente el documento de condominio se acompañará de un ejemplar del Reglamento de Condominio, el cual será de obligatorio cumplimiento, será modificable por la asamblea de propietarios, y versará sobre las siguientes materias: 1) Atribuciones de la Junta de Condominio y del administrador; 2) Garantía que debe prestar el administrador para responder de su gestión; 3) Normas de convivencia entre copropietarios y uso de las cosas comunes del edificio y de las privativas de cada apartamento; 4) Instalación en el edificio de rejas, toldos, aparatos de aire acondicionado y demás accesorios que no afecten la estructura, distribución y condiciones sanitarias del inmueble; 5) Normas para el mejor funcionamiento del régimen.

Si otorgado el documento de condominio ocurren modificaciones en la construcción, deberán determinarse tales modificaciones en el documento complementario, antes de proceder a la venta. Todas las especificaciones mencionadas en este artículo se considerarán reproducidas en el documento de enajenación o gravamen de cualquier apartamento, local, estacionamiento, depósito o maletero.

Parágrafo Único.- Al destinarse un inmueble para ser enajenado por apartamentos no podrá excluirse del mismo ninguna porción del terreno que sirvió de base para la obtención del permiso de construcción ni ninguna de las anexidades o pertenencias del inmueble.

  1. Cualquier exclusión expresa o tácita que se hiciere en el Documento de Condominio no se considerará válida.
  2. Artículo 27.- Si el inmueble estuviere hipotecado no se protocolizará el Documento de Condominio, a menos que conste en forma auténtica el consentimiento del acreedor hipotecario.
  3. Artículo 28.- En el documento constitutivo de la hipoteca sobre inmueble destinado a ser enajenado por apartamentos, debe indicarse tal destinación y hacer mención expresa de los datos de registro del Documento de Condominio.

Artículo 29.- Los propietarios de los apartamentos podrán modificar por unanimidad el Documento de Condominio con las mismas formalidades que esta Ley exige para su elaboración, quedando a salvo los derechos adquiridos por terceros con anterioridad a la modificación.

  1. Artículo 30.- Las disposiciones del Documento de Condominio y sus modificaciones producirán efectos incluso frente a los causahabientes de los otorgantes por cualquier título.
  2. TITULO CUARTO De las enajenaciones Artículo 31.-Los Registradores Subalternos, Jueces y Notarios se abstendrán de protocolizar, autenticar o reconocer según el caso, los documentos de enajenación, gravamen, arrendamiento, comodato o cualquier otra clase de negociación que verse sobre las cosas comunes definidas en el artículo 5 de esta Ley y que se encuentren dentro del área de un edificio destinado a ser vendido en propiedad horizontal, de acuerdo con el correspondiente documento de condominio.

Cualquier operación celebrada en contravención a esta disposición es nula de pleno derecho sin perjuicio de las sanciones civiles a que haya lugar. Artículo 32.- No podrá registrarse ningún título de propiedad o de cualquier otro derecho sobre un apartamento si no se han cumplido las formalidades relativas a los planos arquitectónicos aprobados por los organismos correspondientes del inmueble y al documento de condominio establecido en el artículo 26.

No podrá enajenarse ningún apartamento sin haber obtenido previamente los permisos de habitabilidad. Artículo 33.- Los títulos a que se refiere el artículo anterior deberán contener: a) Las menciones correspondientes al Registro del Respectivo Documento de Condominio; b) La designación del apartamento, con expresión del área correspondiente, situación, número o letra que lo distinga, linderos y demás circunstancias que sirvan para hacerlo conocer distintamente; c) El porcentaje que represente el valor atribuido al apartamento en relación con el fijado a la totalidad del inmueble.

Artículo 34.- El contrato con el cual se enajena título oneroso un apartamento es anulable a solicitud del adquiriente cuando se establezca para éste la obligación de pagar todo o parte del precio antes de que se otorgue el correspondiente documento registrado de enajenación.

La misma sanción civil acarreará la estipulación de que el adquiriente se obligue por letra de cambio u otro documento negociable antes de la protocolización del correspondiente título. Parágrafo Único.- Sin embargo, se podrá recibir todo o parte del precio o el adquiriente se podrá obligar por letras de cambio u otros documentos negociables, antes de que se otorgue el correspondiente documento registrado de enajenación, y aún cuando el inmueble esté hipotecado, únicamente si se cumple cualquiera de los requisitos siguientes: a) Que quien recibe todo o parte del precio en dinero o en instrumentos negociables, sea el propietario del terreno donde el edificio se va a construir y que dichos fondos a financiar la construcción Que se haya otorgado el documento de condominio correspondiente o se hayan obtenido los permisos de construcción respectivos; b) Que el propietario del inmueble, en los términos que establezca el documento, constituya garantía fiduciaria para responder de la devolución de las cantidades recibidas y los daños de perjuicios que su incumplimiento pudiera ocasionar.

c) En caso de celebrarse el convenio de arras previsto en el artículo 1263 del Código Civil, éstas no podrán exceder el porcentaje del precio del apartamento objeto de la negociación que fija el Reglamento, y siempre que se dé cumplimiento a lo establecido a lo literales anteriores.

El propietario debe fijar un plazo para cumplir su obligación de transferir la propiedad de lo vendido. d) Que quien recibe todo o parte del inmueble, objeto del contrato, en dinero o en documentos negociables, pague al adquiriente intereses, a las tasas corrientes en el mercado inmobiliario institucional, sobre las cantidades recibidas.

Artículo 35.- En los contratos de ventas de apartamentos cuyos precios hayan de pagarse mediante cuotas, no podrán estipularse que la falta de pago de una o más cuotas de lugar a la resolución del contrato o a la pérdida del beneficio del término que tenga el comprador respecto a las cuotas sucesivas, sino después de transcurridos cuarenta y cinco (45) días que se contarán a partir de la fecha de vencimiento de la primera cuota insoluta.

See also:  Que Son Gastos Extraordinarios En Un Edificio?

Artículo 36.- El resultado de contrato de venta de apartamentos a plazo por cualquier causa que sea, el vendedor tiene derecho a una justa compensación por el uso del apartamento, equivalente al monto del interés legal sobre el precio fijado por las partes en el contrato resuelto, además de los daños y perjuicios si hubiere lugar a ello.

Si se ha convenido que las cuotas pagadas queden a beneficio del vendedor a título de indemnización, el Juez según las circunstancias podrá reducir la indemnización convenida si el comprador ha pagado ya más de una cuarta parte del precio total del apartamento.

  1. Artículo 37.- Las disposiciones anteriores se aplicarán sin perjuicio que la denominación de las partes dan al contrato, así como también a las promesas de ventas y a los arrendamientos con opción de compra.
  2. Artículo 38.- La enajenación de apartamentos que formen parte de un inmueble hipotecado produce de pleno derecho la división de la hipoteca, tanto en lo que respecta a su objeto como en lo que se refiere a la persona del deudor, en proporción al valor atribuido a cada apartamento de acuerdo con el artículo 7.

A tal efecto, en el documento de enajenación se indicará el monto de la hipoteca con que queda grabado el apartamento y la parte del precio que deba pagar el adquiriente al enajenante, después de deducido de dicho precio a lo que corresponda a su parte proporcional en el monto de la hipoteca.

Sólo respecto de la parte del precio que ha de pagarse al enajenante, podrá emitirse letras de cambio u otros documentos negociables. Tantos los pagos que debe hacer el adquiriente al enajenante, con los que debe hacer al acreedor hipotecario se harán por intermedio de la administración del inmueble, salvo pacto en contrario.

TITULO QUINTO De las sanciones Artículo 39.- El propietario que reiteradamente no cumpla con sus obligaciones, además de ser responsables de los daños y perjuicios que cause a los demás, podrá ser demandado para que se le obligue a vender sus derechos, hasta en subasta pública.

El ejercicio de esta acción, será resuelto en asambleas de propietarios que representen el setenta y cinco (75%) de la comunidad. Artículo 40.- El proyectista o, en su defecto el profesional que hubiere conformado falsamente los planos a que se refiere el artículo 26 de esta Ley, será sancionado con prisión de seis (6) a dieciocho (18) meses si actuó con culpa y de dieciocho (18) meses a tres(3) años si lo hizo con dolo.

Artículo 41.- El deudor hipotecario que contravenga lo dispuesto en el artúculo 27 de esta Ley, será castigado con prisión de cinco (5) a veinte (20) meses a instancia del acreedor hipotecario y en la misma pena incurrirá si contraviene lo dispuesto en el artículo 28 de esta Ley.

Artículo 42.- El Registrador Subalterno que protocolice el Documento de Condominio a que se refiere el artículo 26 de esta Ley, sin que haya dado cumplimiento a los requisitos allí exigidos, se le impondrá una multa hasta de cien mil bolívares (100.000,00) con arreglo a lo previsto en la Ley de Registro Público.

En caso de reincidencia será destituido del cargo. En la misma sanción incurrirá si al protocolizar el documento constitutivo de hipoteca no se ha cumplido con lo dispuesto en uno cualquiera de los artículo 27 y 28 de esta Ley. Artículo 43.- El Registrador Subalterno, Juez o Notario que no cumpla con lo dispuesto en el artículo 31 de la presente Ley será objeto de una multa de diez mil bolívares (Bs.10.000) a cien mil bolívares (Bs.100.000,00), con arreglo a lo previsto en la Ley de Registro Público.

Artículo 44.- El enajenante que reciba todo o parte del precio antes del otorgamiento a que se refiere el artículo 34 de esta Ley, será castigado con prisión de cinco (5) a veinte (20) meses, a instancia del adquiriente. La misma sanción se aplicará al enajenante en caso de recepción del pago en letra de cambio u otro documento negociable por el cual se haya obligado al adquiriente frente al enajenante o a un tercero en razón de la enajenación siempre que dicho pago ocurra antes del respectivo otorgamiento, o sin haber observado el cumplimiento de cualquiera de los requisitos establecidos en el Parágrafo Único del artículo 34.

Artículo 45.- El propietario del edificio que hubiere efectuado alguno de los negocios no permitidos por el artículo 31 de esta Ley, será castigado con prisión de seis (6) a veinticuatro (24) meses. Artículo 46.- En caso de que el vendedor o deudor hipotecario sea una persona jurídica, las sanciones penales previstas en los artículos 41, 44 y 45 recaerán sobre sus administradores responsables.

Artículo 47.- Quien tuviese interés en ellos, podrá denunciar ante la Superintendencia de Protección al Consumidor o la respectiva Ingeniería Municipal cualquier alteración, cambio o modificación en el edificio, efectuado por el vendedor o su representante, con el fin de que el organismo correspondiente tome las providencias necesarias y ordene restablecer la situación al estado que determine el documento del condominio.

Comprobada que sea la infracción cometida, además del restablecimiento del la situación al estado anterior, el infractor o infractores serán sancionados por el organismo antes mencionado, con multa que oscilará entre diez mil bolívares (Bs.10.000) y quinientos mil bolívares (Bs.500.000), según la gravedad de las faltas y sin perjuicio de las sanciones civiles y penales a que haya lugar.

  1. En los casos contemplados por este artículo, la Superintendencia de Protección al Consumidor o la Ingeniería Municipal podrá proceder de oficio cuando se tuviere conocimiento del hecho cometido.
  2. La investigación o introducción del expediente, en todo caso se hará conforme al procedimiento administrativo previsto en el capitulo II del título V de la Ley de Protección al Consumidor.

Comprobada que sea la infracción cometida, si el infractor o infractores sed negaren a restablecer la situación al estado anterior que determina el documento de condominio, en el transcurso de los treinta (30) días continuos siguientes, la Superintendencia de Protección al Consumidor o la Ingeniería Municipal podrán ejecutar la orden por sí mismo, trasladando los gastos de tal ejecución al infractor o infractores, teniendo la planilla de liquidación de los gastos ocasionados fuerza de título ejecutivo.

  1. TITULO SEXTO Disposiciones Finales Artículo 48.- A los efectos de esta Ley, la responsabilidad del arquitecto y del Empresario, prevista en el artículo 1.637 del Código Civil, es de orden público.
  2. Artículo 49.- Las operaciones de venta de propiedad horizontal que efectúe el Instituto Nacional de la Vivienda se regirán por lo que determine su propia Ley y su reglamento.

Artículo 50.- Se deroga la Ley de Propiedad Horizontal de fecha 15 de Septiembre de 1.958 reformada con fecha 26 de Septiembre de 1.978. Dada, firmada y sellada en el Palacio Federal Legislativo, en Caracas, a los cuatro días del mes de Agosto de mil novecientos ochenta y tres.

¿Cuándo se deben inspeccionar los techos?

¿Qué tan seguido deberías inspeccionar tu techo? – Normalmente, tu techo debe ser inspeccionado al menos una vez al año, según Zillow *. Sin embargo, también deberías revisar tu techo después de cualquier evento climático extremo, como granizo, nieve o viento y buscar goteos en el interior, dice Zillow.

  • Debido a que todos los techos son diferentes, es importante consultar con un profesional para saber qué inspeccionar y con qué frecuencia.
  • Ten en cuenta que siempre debes contratar a un profesional para inspeccionar y dar mantenimiento a tu techo.
  • Es extremadamente peligroso trabajar en tu techo sin la capacitación adecuada.

También puede ser una buena idea confirmar que el profesional del techo tiene la cobertura de seguro adecuada para si mismo.

¿Cómo se le llama al techo de los edificios?

Una Cubierta, palabra proveniente del Latín coopertus,​ es un elemento constructivo que protege a los edificios en la parte superior y, por extensión, a la estructura sustentante de dicha cubierta. Aunque el conjunto de ambas cosas, cubierta y estructura tiene un nombre más específico: techumbre.

¿Cómo distinguir quién tiene que asumir la reparación cuando se trata de elementos comunes de uso privativo?

Reparaciones en elementos comunes de uso privativo – Cuando aparece un desperfecto en un elemento común, ya sea de uso privativo o no, quien debe hacerse cargo del coste de la reparación es la comunidad de propietarios. En los elementos de uso privativo, el propietario es el encargado del mantenimiento para evitar daños. El Techo De Un Edificio A Quien Pertenece

¿Qué son elementos comunes de uso privativo?

¿Qué es un bien común de uso privativo? – Los bienes comunes de uso privativo en un edificio son aquellos espacios que pertenecen a la comunidad de propietarios, pero su uso lo tiene de forma exclusiva un propietario. Estos elementos pueden ser las terrazas o cubiertas, balcones, patios interiores, entre otros.

  1. Estos elementos nos siempre son comunes o de uso privativo.
  2. Para que cualquiera de estos espacios tenga consideración de bien común de uso privativo debe, especificarse de esta forma en el título constitutivo de la propiedad horizontal.
  3. También podría estipularse así en los estatutos de la comunidad o que se haya autorizado de manera unánime en una junta de propietarios.

Además, en la compraventa de la vivienda también tendrá que especificarse la categoría del bien. Elementos comunes del EDIFICIO, gastos comunidad de propietarios – YouTube González Sastre Abogados 9.25K subscribers Elementos comunes del EDIFICIO, gastos comunidad de propietarios Watch later Share Copy link Info Shopping Tap to unmute If playback doesn’t begin shortly, try restarting your device.

¿Quién debe reparar las humedades?

Según la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), las obras de conservación o mantenimiento las debe llevar a cabo el propietario. Eso es que, por ejemplo, las humedades por deterioro del edificio por lluvias o de la fachada las debe asumir el propietario de la vivienda o la comunidad de vecinos.

¿Quién debe arreglar las humedades?

Humedades en viviendas, ¿quién debe repararlas? El Techo De Un Edificio A Quien Pertenece Por Enrique Fernández, arquitecto técnico y asesor de Arquitectura del En muchos edificios se presentan problemas de humedades en las viviendas. Estas generalmente suelen ser de dos tipos: de condensación o de capilaridad. Cualquiera de ambas hace que las condiciones de habitabilidad de la vivienda queden mermadas, incluso en algunos casos pueden generar la imposibilidad de utilizar la vivienda.

Pero para saber cómo actuar, debemos saber de qué tipo de humedad estamos hablando. Las humedades generadas por capilaridad normalmente se presentan en las viviendas situadas en la planta baja o planta sótano del inmueble. Su trayectoria es vertical, desde la parte inferior de los paramentos, ascendiendo hacia la parte superior.

Incluso, en muchos casos, van acompañadas de levantamiento de los solados, lo que comúnmente llamamos “solados bufados”. Estas humedades suelen estar generadas por aguas subterráneas no canalizadas. Estas pueden proceder del propio terreno y su nivel freático, el cual asciende en épocas de lluvia, y desciende en épocas de sequía, o bien, de escorrentías subterráneas.

  1. Asimismo, pueden ser producidas por roturas o averías en la red de saneamiento del inmueble, o bien por fugas de agua de las tuberías de suministro, en el caso de que estas se encuentren enterradas.
  2. Las humedades generadas por condensación pueden producirse en cualquier vivienda del inmueble.
  3. Estas se generan por el diferencial térmico producido por la temperatura del paramento exterior y la temperatura del paramento interior del cerramiento, cuando este no tiene un aislamiento térmico que rompa este puente térmico.

Estas humedades suelen generarse en zonas de escasa ventilación (detrás de muebles, cortinas, cuadros, rincones de habitaciones, etc.) y se caracterizan por un color negro, que es debido a la generación de hongos en su superficie. Estas humedades aparecen fundamentalmente en invierno, cuando en el exterior hay temperaturas bajas, y en el interior están encendidas las calefacciones.

  • Estas humedades suelen generarse en fachadas con orientación norte (con poco soleamiento), así como en fachadas afectadas de sombras, bien por arbolado u otros edificios anexos.
  • Ahora bien, también pueden ser producidas por una escasa ventilación del inmueble, así como por el uso inadecuado del mismo.

La comunidad de propietarios debe velar por que las viviendas se encuentren en perfectas condiciones de habitabilidad. Por tanto, la aparición de estas humedades condiciona dicha habitabilidad, siendo responsabilidad de la comunidad la reparación de las causas que la originan, así como de los desperfectos causados.

Ahora bien, conforme se indica en el, los propietarios y usuarios son responsables de un correcto uso y mantenimiento de la vivienda, En relación con las humedades de capilaridad, el uso del inmueble no influye en las mismas, siendo responsabilidad de la comunidad de propietarios la subsanación de estas.

En el caso de las humedades de condensación, pueden intervenir factores determinados por el uso de la vivienda, como son la falta de ventilación de la misma, el secado de la ropa en el interior, una elevada temperatura de calefacción, etc. Por tanto, en este tipo de humedades, se deberá determinar la causa que las está originando, y esto determinará la responsabilidad de quién debe reparar las mismas.

¿Que tiene que pagar de reparacion un inquilino?

¿Qué paga el inquilino? – Los inquilinos deben asumir el coste de pequeñas averías provocadas por el uso de una vivienda, por ejemplo cambiar bombillas y sustituir filtros de agua o de aire acondicionado, así como todos aquellos desperfectos derivados directamente de sus acciones.

¿Quién paga las reparaciones por filtraciones y humedades en las terrazas?

En caso de una terraza de uso común general, la responsabilidad de mantenimiento y reparación es de la comunidad de propietarios. En el caso de la terraza de uso privativo, la responsabilidad puede ser de la comunidad o del propietario.

¿Cómo se le llama al techo de los edificios?

Una Cubierta, palabra proveniente del Latín coopertus,​ es un elemento constructivo que protege a los edificios en la parte superior y, por extensión, a la estructura sustentante de dicha cubierta. Aunque el conjunto de ambas cosas, cubierta y estructura tiene un nombre más específico: techumbre.