Edificio Donde Se Filmo Las Chicas Del Cable?

Edificio Donde Se Filmo Las Chicas Del Cable
Edificio Donde Se Filmo Las Chicas Del Cable Años 20, cuatro mujeres fuertes e independientes comienzan su vida laboral en una compañía de teléfonos situada en el centro de la capital madrileña, Lo que comienza como una oportunidad para abandonar el papel de ama de casa se convierte en toda una aventura y en una historia de supervivencia en la que nada es lo que parece. Edificio Donde Se Filmo Las Chicas Del Cable VER GALERÍA El punto de partida del recorrido no puede ser otro que la plaza del Alamillo, lugar en el que se ubica la pensión Dolores, en la que se han vivido amores furtivos, risas, confidencias. La mítica pensión regentada por doña Lola ha sido, durante las cuatro temporadas de la serie, uno de los puntos de encuentro más importantes de este grupo de amigas. Edificio Donde Se Filmo Las Chicas Del Cable VER GALERÍA Antes de llegar al lugar en el que se suceden las tramas principales, es momento de echar la vista atrás para recordar el preciso instante en el que Alba ( Blanca Suárez ) y Francisco (Yon González) se separan en aquella estación de tren, esa misma en la que años después volverían a encontrarse para rememorar su historia. Edificio Donde Se Filmo Las Chicas Del Cable VER GALERÍA Edificio Donde Se Filmo Las Chicas Del Cable VER GALERÍA ¿Preparados para el plato fuerte? El imponente edificio de Telefónica de la Gran Vía es el enclave principal de la serie, la mítica compañía telefónica que unió los destinos de las cuatro protagonistas y que propició el reencuentro de los protagonistas. Edificio Donde Se Filmo Las Chicas Del Cable VER GALERÍA La ruta termina en el Paseo de Recoletos y, más concretamente, en el número 31, punto en el que se ubica El Espejo (restauranteelespejo.com). Este precioso pabellón acristalado en el que puedes sentarte a probar su gastronomía francesa o a tomar un café (incluso encontrarte con Penélope Cruz, que ha colaborado en su web) no es otro que el famoso local en el que se reunían las chicas para hablar y gestar sus planes lejos de las miradas curiosas. Edificio Donde Se Filmo Las Chicas Del Cable VER GALERÍA Edificio Donde Se Filmo Las Chicas Del Cable VER GALERÍA

¿Dónde se ha grabado las chicas del cable?

Referencias –

  1. , FormulaTV, Consultado el 31 de mayo de 2017,
  2. , FormulaTV, Consultado el 31 de mayo de 2017,
  3. , Espacio Fundación Telefónica,23 de marzo de 2017, Consultado el 29 de noviembre de 2019,
  4. Palomares, Anabel (9 de agosto de 2019)., Trendencias, Consultado el 29 de noviembre de 2019,

Datos:

Obtenido de «» : Las chicas del cable – Wikipedia, la enciclopedia libre

¿Cuál es el hospital de Las Chicas del cable?

◾️ Las Chicas del Cable. Mario Pérez. ◾️ Hospital Valle Norte. Jon Mercero.

¿Quién mató a Beltrán en las chicas del cable?

Abel no puede con la rabia y dispara a Beltrán, que cae muerto en la plaza frente a él y Manolita.

¿Quién tiene a Eva en las chicas del cable?

Blanca Suárez habría interpretado a Eva, hija de su personaje, en los años 80.

¿Qué pasó con Sofía en las chicas del cable?

¿Dónde dejamos a las chicas? – Sofía (Denisse Peña) se escapó de Estados Unidos para participar en la Guerra Civil y luchar en el bando republicano a pesar de sus problemas de salud. Sentía que debía hacerlo en honor a su madre, la fallecida Ángeles (Maggie Civantos). ¿Cuánto tiempo aguantarán en libertad ‘Las chicas del cable’? enrique baro ubach enrique baro ubach / Netflix ¿Cómo terminaron Las chicas del cable? Óscar (Ana Polvorosa) se encontraba en una situación complicada: como hombre transgénero iba a tener más problemas todavía para simplemente ser en un contexto franquista.

  1. Y, por ejemplo, Marga (Nadia de Santiago) creyó que Pablo (Nico Romero) había muerto aunque estaba vivito y coleando con su hermano Julio en el bando franquista,
  2. Por esto motivo estaba más desafiante que de costumbre ante el enemigo, incluso estando embarazada.
  3. Si queremos hacer de nuestro país un sitio decente otra vez tenemos que limpiarlo de gente como usted.

De usted y sus amigos”, le dijo un alto mando franquista a Óscar. Y, a pesar de que Lidia se preguntaba si todo saldría bien, acabó saliendo mal. Marcos falleció tras un último acto heroico para salvar a Lidia, “la mujer de su vida”, aunque las fuerzas vendieron la idea que había sido un suicidio. Nico Romero y Nadia de Santiago en ‘Las chicas del cable’. Netflix Lo único bueno es que Marga descubrió que Pablo efectivamente estaba vivo y le pudo comunicar su embarazo. Otra cosa es lo que será de todas ellas en estos nuevos episodios. De Lidia ya descubrimos que había caído en las fauces de doña Carmen (Concha Velasco), en un campo de concentración,

¿Qué le pasó a Elisa en las chicas del cable?

Después de un largo viaje el final de las telefonistas ha llegado con la segunda parte de la temporada 5 de ‘Las chicas del cable’, convirtiéndose en uno de los más polémicos y dolorosos de Netflix. ¡ALERTA, SPOILERS A CONTINUACIÓN! Para la recta final de la última temporada de Las chicas del cable en Netflix, Doña Carmen (Concha Velasco) se entera que su brazo derecho: el General Romero (Antonio Molero) fue el que mató a Carlos ( Martiño Rivas ) y en un intento por dispararle, le quita la pistola a Doña Carmen y la bala termina por darle a Elisa ( Ángela Cremonte ), quien se lanza para salvar a su madre.

El por qué realmente ni ellos lo conocen, porque Doña Carmen bañada en lágrimas le pregunta a Elisa la razón por la que lo hizo y ella le dice que no lo sabe. Elisa muere y Marga ( Nadia de Santiago ) finalmente tiene a su bebé. El ciclo de la vida y la muerte: unos se van y otros llegan. Sin duda una temporada con más bajas de lo que pensamos, pero todo se perfilaba para un clímax bastante predecible.

Hasta aquí no hay otras tramas, todo es dentro de la prisión y la huida de las chicas. Sorprendentemente Doña Carmen va con Lidia ( Blanca Suárez ) y le propone sacar a las chicas si ella le consigue al General Romero para vengarse de él. Lidia, en una peluca rubia, logra conseguir llegar al general y se lo entrega a Doña Carmen, quien evidentemente lo aniquila, para finalmente suicidarse enfrente de Lidia, quien, por cierto, le ruega antes de hacerlo que se vengan con ellos fuera del país, que huya con ellos. En esta huida sucede ahora sí la mayor sorpresa de la serie: el tren donde viajan es detenido por la policía y obliga a bajar a todos. Lidia, Carlota ( Ana Fernández ), Oscar ( Ana Polvorosa ) y Marga bajan con la condición de que dejen ir el tren con el resto de los prófugos dentro y en una vuelta de tuerca, finalmente las cuatro son aniquiladas,

Posteriormente, en una especie de epílogo, se ven todos los prófugos y las presas caminar por una especie de montañas con Pablo ( Nico Romero ) y Francisco ( Yon González ) encabezando la peregrinación, quienes llevan a los niños en sus brazos sin rumbo fijo. Netflix México películas de estreno en julio: ‘Harry Potter 2’, ‘Spider-Man: De regreso a casa’ y más El final del episodio rinde homenaje a todas esas mujeres valientes, convirtiéndose en una de las pocas series (o quizá la única) en la que todas las protagonistas mueren en el episodio final, más aún si la producción es de corte romántico.

La realidad es que esto es sorpresivo y un tanto conmovedor saliendo de la caja de la receta que tenía la serie, por lo que es aquí que Las chicas del cable dejan su legado y su mayor diferencia respecto a los otros productos televisivos españoles. Era tiempo de decir adiós y también de darle la vuelta a las cosas.

¿Quién es la actriz argentina que trabaja en las chicas del cable?

Argentina Valentina Zenere. importante en la serie.

¿Quién es Carolina en las chicas del cable?

Carlos Cifuentes – Edificio Donde Se Filmo Las Chicas Del Cable Como el yin y el yang. Así son Francisco y Carlos en la vida de Lidia. Dos personalidades contrapuestas con una cosa en común: su amor por la joven. Carlos representa la bondad, la estabilidad y la tranquilidad, Es un hombre responsable, cabal y trabajador.

¿Cómo muere Carlos Cifuentes?

Es un tipo especial, con una belleza estratosférica y un corazón descomunal” – La Guerra Civil marcaba este antes y después en Las chicas del cable, con Lidia y Carlos en prisión por haber asesinado al hijo del coronel Ríos. No les quedaba otra si querían salvar a Sofía, la hija de Ángeles, y acabaron condenados a muerte.

Parecía que se salvaban tras llegar a un acuerdo a cambio de dinero pero el general Romero dio con ellos. ¿Y cómo murió Carlos? Pues de un disparo en la cabeza, que después los soldados simularon que había sido un suicidio, para así mancillar la reputación de Carlos tras morir. Según Suárez, Rivas “es un tipo especial, con una belleza estratosférica y un corazón descomunal, con más facilidad que yo (si cabe) para dormir en las posturas más insospechadas”.

Y no se puede olvidar de su camino al lado del gallego que “después de la siesta se levanta con alegría”. “Un placer haber vivido esta aventura contigo, Marti Marti”, explicó en redes en declaraciones recogidas por la revista ¡Hola!, Blanca Suárez y Martiño Rivas en una imagen de ‘Las chicas del cable’. Manuel Fernández-Valdés/Netflix / Manuel Fernández-Valdés/Netflix Se puede entender que tuvieran una razón tan estrecha. La actriz de 31 años y el actor de 35 no era la primera vez que trabajaban juntos.

Entre 2007 y 2010 ya habían rodado 63 episodios juntos de El Internado, donde ella interpretaba a Julia Medina, que veía fantasmas, y Rivas era Marcos Novoa, un chico huérfano que tenía que luchar constantemente para sobrevivir tanto él como su hermana menor. Después de convertirse Suárez en una chica Almodóvar, con apariciones en La piel que habito (2011) y Los amantes pasajeros (2013), se reencontraron en 2017 como Lidia Aguilar y Carlos Cifuentes en Las chicas del cable, protagonizando otros 42 episodios juntos hasta que la Guerra Civil les separó.

En ambas series, por cierto, también tenían a Yon González como compañero.

¿Cuándo muere Carmen de Cifuentes?

Carmen Bueno Cifuentes
Información personal
Nacimiento 1 de julio de 1950 Santiago de Chile, Chile
Desaparición 29 de noviembre de 1974 (24 años)
Fallecimiento 29 de noviembre de 1974 (24 años)

¿Cuántos hijos tiene lidia en las chicas del cable?

‘Las chicas del cable 5’: Lo bueno y lo malo de la quinta temporada (primera parte) La última entrega de la serie española ha llegado con los primeros cinco episodios. Edificio Donde Se Filmo Las Chicas Del Cable Han pasado siete años desde que Lidia huyó con Francisco y sus ahora dos hijas. Los cuatro residen en Nueva York y parece que el pasado ha quedado lejos, hasta que Sofia, la hija de Ángeles, huye a España en plena Guerra Civil para alistarse en la milicia y luchar por lo que cree que es justo y como homenaje a su madre,

En cuanto Lidia se da cuenta de esto, deja todo y regresa a Madrid. La ciudad se encuentra devastada y las noticias no podrían ser más desalentadoras; la compañía de cable sigue funcionando, pero también sirve como refugio para los afectados en la batalla. Francisco se queda en Nueva York cuidando a Eva y Lidia, mientras las chicas emprenden la búsqueda de Sofia, ya que se encuentra enferma del corazón.

Lo que era la estructura medular de la serie en las anteriores temporadas era básicamente Lidia debatiéndose entre el amor de su infancia (Francisco) y un aparente nuevo amor con Carlos Cifuentes. Las indecisiones de Lidia y cambios de humor parecieron parar y tomar partido por Francisco, sin embargo, los nuevos capítulos enfrentan a Lidia con Carlos, estando el infiltrado en un puesto militar y haciéndole pasar mal trago a la chica cuando acude a su ayuda.

See also:  Edificio Que Esta Donde Estaban Las Torres Gemelas?

Él, a pesar de mostrarse vengativo, siempre mantuvo un perfil noble y estuvo enamorado de ella. Esta dinámica es un punto a favor de la nueva temporada, ya que, aunque es repetitiva, el ritmo es ágil y afortunadamente hay un clímax para la relación de los tres personajes en cuestión emocional, La premisa durante los primeros episodios se siente más anecdótica, ya que todo gira entorno a la búsqueda de la hija de Ángeles y las tramas de los protagonistas se resuelven según se mueve la trama personal.

Los fans se sentirán complacidos, ya que Blanca Suárez sigue siendo la piedra angular y Yon González y Martiño Rivas dan mucho de ese triángulo amoroso que tanto nos ha tenido pegados a la pantalla. Pulsa SIGUIENTE para descubrir más al respecto : ‘Las chicas del cable 5’: Lo bueno y lo malo de la quinta temporada (primera parte)

¿Cómo se llama la hija de Lidia en las chicas del cable?

En este cierre alternativo Suárez reaparecía interpretando un papel distinto, el de Eva, la hija de Lidia : ‘Había descendientes de las chicas del cable y algunos personajes ya de mayores y se entregaban una serie de placas en homenaje a las chicas.

¿Cuándo se estrenó las chicas del cable?

Referencias –

  1. , FormulaTV, Consultado el 31 de mayo de 2017,
  2. , FormulaTV, Consultado el 31 de mayo de 2017,
  3. , Espacio Fundación Telefónica,23 de marzo de 2017, Consultado el 29 de noviembre de 2019,
  4. Palomares, Anabel (9 de agosto de 2019)., Trendencias, Consultado el 29 de noviembre de 2019,

Datos:

Obtenido de «» : Las chicas del cable – Wikipedia, la enciclopedia libre

¿Cuándo sale la primera serie de las chicas del cable?

‘Las chicas del cable’: un paseo por los años 20 en el rodaje de la serie de Netflix Publicidad – Sigue leyendo debajo Teleprograma.tv ha visitado la grabación de Las chicas del cable, uno de los estrenos más esperados de Netflix –disponible desde el 28 de abril– y su primera serie en España.

Situado en un polígono industrial de Villaviciosa de Odón (Madrid), el plató de la serie es el mismo donde se grabó Gran Hotel, también de Bambú Producciones, y acoge varias estancias: el hall, el bar y la pensión donde se reúnen las chicas, el despacho del director, el almacén, las taquillas Son los espacios donde se desarrolla esta historia de cuatro chicas que trabajan en la primera compañía telefónica de España.

“En los decorados hemos introducido el modernismo. Hay muchas curvas, despachos con balconadas”, nos explica Ramón Campos caminando entre las diferentes estancias. E igual de cuidados que los decorados están los exteriores, la mayoría en la ciudad de Madrid.

  • Eso sí, todo con un tinte “más parisino que madrileño”.
  • La calle Lope de Vega o la Plaza del Alamillo son algunos de los escenarios reales donde se recrean espacios como la puerta de la pensión donde viven las chicas.
  • Para la construcción de algunos decorados se ha contado con referencias reales como el Banco de España, al que se le han añadido más elementos modernistas para recrear la fachada del edificio; o el Restaurante El Espejo, situado en el Paseo del Prado de Madrid y que los directores de arte Raquel Benavides y Carlos Dorremochea han “imitado” para crear El café de enfrente, lugar de encuentro de las chicas.

La serie arranca con la inauguración del edificio de la telefonía en Madrid. “Contamos la llegada de las primeras telefonistas que empiezan a trabajar en la compañía”, explica Ramón. Teresa Fernández-Valdés añade: “La mujer empieza a incorporarse al mundo laboral y las que trabajaban en esta compañía eran las más guays del momento: modernas, independientes, fuertes”.

  1. La ficción será un reflejo de la situación que vivían las mujeres en un pasado no tan lejano.
  2. Había países en los que las compañías las prohibían incluso casarse”, dice Ramón Campos.
  3. Otro de los aspectos que más se ha cuidado, aunque con algunas licencias, ha sido el vestuario.
  4. Nos hemos atrevido a ir por encima de la rodilla cuando lo que correspondía era la pantorrilla.

Nuestra inspiración no ha sido tanto Downton Abbey como la película Midnight in Paris, de Woody Allen”. Blanca Suárez es Lidia, una de las cuatro jóvenes que empiezan a trabajar en la compañía y la que más secretos esconde. “Es complicado hablar de ella.

  1. Las primeras personas que no saben nada de ella y de su pasado son sus compañeras.
  2. No tiene familia, ha estado sola casi toda su vida y va a parar a esta compañía por casualidad.
  3. Pero se encuentra con una bofetada de su pasado importante”, nos adelanta la actriz.
  4. Aunque reconoce que la grabación ha sido muy intensa, Blanca, la única de las cuatro que no hizo casting sino que entró directamente, está muy ilusionada: “Trabajar con Netflix es tan diferente Por fin estamos abriendo nuestra mente y vamos a trabajar para todo el mundo, no solo para nuestros vecinos.

Estaría bien que las cadenas generalistas también empezaran a apostar por productos más arriesgados”. Ana Fernández es Carlota. “Viene de una familia acomodada, con un pasado muy militar pero que busca su libertad. Es la rompedora, la que tiene el tono más sexy.

Eso sí, tiene unos dramones muy grandes”, nos avanza la actriz que, además, recuerda una de las indicaciones más divertidas que le dio Carlos Sedes, el director, durante la grabación: “Quiso diferenciarnos mucho como personajes y nos propuso que cada una imitara a un animal. ¡A mí me toco la ardilla! (risas)”,

“Yo soy Ángeles, la más veterana de las cuatro. De hecho, cuando arranca la serie mi personaje ya está trabajando en la compañía. Estoy casada y tengo una hija. Soy el personaje más conservador pero también el que tendrá una gran evolución. Irá desprendiéndose de los miedos y se hará fuerte gracias a los referentes que tiene alrededor”, explica Maggie Civantos.

Nadia de Santiago es Marga: “Viene del pueblo, donde trabajaba en la centralita comarcal, impulsada por su abuela tras la muerte de su madre. Nunca ha salido de allí y todo es nuevo para ella, se tiene que amoldar a la gran ciudad. Es muy abierta y tiene muchas ganas de aprender”. Moverse como las mujeres de la época, hablar de una determinada manera No.

Esto no ha sido lo más difícil para las protagonistas de Las chicas del cable. “¡He tenido un cacao con los cables! -recuerda Maggie-. El día que se ensayó cómo se utilizaban no pude asistir y me mandaron un vídeo”. Para Ana también fue complicado: “Pensaba que no iba a tener ninguna escena de colocar clavijas, pero tuve una.

  • Y pensé: ‘¿Por qué no presté más atención ese día’?”.
  • Con una trama ambientada en una época tremendamente machista, las cuatro actrices reivindican que el esquema no se siga repitiendo en la actualidad.
  • Aunque se están empezando a ver cosas, en televisión, por ejemplo, todavía queda mucho por hacer”.

Su compañera Nadia añade: “En esta serie, los hombres son el complemento de ellas. En cierto modo es similar a Sexo en Nueva York: son cuatro tías y ellos son accesorios que aparecen y desaparecen”. Es el momento de hablar con los ‘chicos del cable’, que también están presentes en nuestra visita a la grabación.

Yo soy Francisco, el director de la compañía –nos explica Yon González, que lleva la voz cantante porque ese día no comparte protagonismo con Martín Rivas, ausente por otros compromisos–. Es un tipo estirado que viene del pueblo y se convierte en el amor pasional de Ana”. El actor coincide con sus compañeros en que es un puntazo que vayan a ver su trabajo en 90 países, y más con una serie con mujeres como protagonistas: “Es maravilloso porque el mundo de las mujeres es complicado y la serie retrata esa edad intermedia en que tenían que adoptar el rol de hijas o de madres, y quedaban un poco vendidas”.

Terminamos este viaje en el tiempo con Sergio Mur, que interpreta a Mario Pérez, el marido del personaje de Maggie Civantos: “Representa a un hombre muy de su época, lo que sirve para retratar un matrimonio de los años 20, con una mujer que siente la necesidad de emanciparse de la protección masculina.

¿Cuál es la ropa interior de las chicas del cable?

Aún hay 5 cosas que no sabes de ‘Las Chicas del Cable’ Sobre Las Chicas del Cable ya se ha dicho de todo. No en vano es la primera serie original de Netflix producida en España (esto es: rodada en nuestro país, con elenco español y estrenada simultáneamente en más de 190 países de todo el mundo), y una de las apuestas más fuertes de la temporada que trata temas tan candentes como el empoderamiento femenino.

  • Tras su estreno el pasado 28 de abril (del que ya te contamos ), la serie ha demostrado ser lo que prometía: un despliegue increíble de medios y un triunfo de grandes magnitudes ( ir de la mano de Netflix es lo que tiene ).
  • Tan enorme ha sido su éxito que la compañía acaba de anunciar que ya ha encargado una tercera temporada.

¡Cuando todavía ni se ha estrenado la segunda! Precisamente al respecto ya tenemos fecha a marcar en el calendario: los nuevos episodios llegarán el próximo mes de diciembre, mientras que para el estreno de la tercera habrá que esperar a 2018. Y tú mientras, ya has devorado sus ocho primeros capítulos y hayas creído saberlo todo sobre sus protagonistas pero hay muchos detalles detrás de una gran producción como esta que quedan tras las cámaras. © Netflix 1. Las localizaciones Tan solo el 10% de la serie se rueda en plató y hemos estado en él. En los estudios de Bambú Producciones está construido al completo el edificio de la compañía telefónica donde trabajan las chicas y ocurre la mayor parte de la trama; y también el hostal de Doña Lola y El Café de Enfrente, en el que siempre se reúnen al salir del trabajo.

Y, en serio, el nivel de detalle con el que todo está fabricado es espectacular: los ceniceros contienen decenas de colillas (algunas incluso con marca de barra de labios), los sobres que se reparten en las oficinas contienen cartas y objetos y están manuscritos, ¡y los tentempiés que sirven en el café son reales! Y esto, además, quiere decir que el 90% restante se rueda en localizaciones naturales.

O sea, lugares que ya existen en Madrid y que se alquilan para el tiempo que se necesite rodar cada escena. Exacto, la casa de los Cifuentes existe y la buhardilla en la que vive Miguel y en la que él, Carlota y Sara dan rienda suelta a su historia de amor también. ¡Las centralitas también son reales y están en plató! © Netflix 2. El vestuario Helena Sanchís, la diseñadora del vestuario de la serie lo confirma: “Para crear el vestuario de cada personaje nos basamos en las indicaciones del guión y el director y también en el físico de la actriz”. Cada chica viste de acuerdo a su personalidad. © Netflix 3. La ropa interior de Las Chicas del Cable En los años 20 la moda había dicho adiós al corsé y a la ropa interior demasiado opresora, y algunas mujeres incluso se vendaban el pecho para aplanarlo Pero Las Chicas del Cable son femeninas y están orgullosas de ello: así que llevan sujetador y lo llevan a la moda.

  1. Las chicas llevan de hecho sujetadores originales de los años 20 que hemos encontrado en anticuarios.
  2. Son preciosos, delicados y muy finos en aquel momento el sujetador aún era un elemento de liberación y ellas así lo llevan”.4.
  3. La favorita del equipo de vestuario Preguntamos al equipo cómo es vestir a tantos (y tan guapos) actores Sí, también visten a Martín Rivas,
See also:  Materiales Que Se Ocupan Para Construir Un Edificio?

Y nos lo confiesan: entre el elenco, tienen a una favorita: “La actriz a la que más nos gusta vestir es Ángela Cremonte, que da vida a Elisa Cifuentes. Su personaje es sofisticado, delicado y vaporoso, y las prendas que lleva son las más especiales”. Ángela Cremonte es Elisa (y la favorita del equipo de vestuario). © Netflix 5. El cóctel de Lidia, Carlota, Ángeles y Marga En El Café de Enfrente o en sus casas, o cuando Lidia tiene una cita con Carlos o Marga con Pablo, las chicas tienen una bebida favorita: el White Lady. Así se toman las chicas el White Lady. © Netflix : Aún hay 5 cosas que no sabes de ‘Las Chicas del Cable’

¿Quiénes son los chicos del cable?

‘Las chicas del cable’: un paseo por los años 20 en el rodaje de la serie de Netflix Publicidad – Sigue leyendo debajo Teleprograma.tv ha visitado la grabación de Las chicas del cable, uno de los estrenos más esperados de Netflix –disponible desde el 28 de abril– y su primera serie en España.

Situado en un polígono industrial de Villaviciosa de Odón (Madrid), el plató de la serie es el mismo donde se grabó Gran Hotel, también de Bambú Producciones, y acoge varias estancias: el hall, el bar y la pensión donde se reúnen las chicas, el despacho del director, el almacén, las taquillas Son los espacios donde se desarrolla esta historia de cuatro chicas que trabajan en la primera compañía telefónica de España.

“En los decorados hemos introducido el modernismo. Hay muchas curvas, despachos con balconadas”, nos explica Ramón Campos caminando entre las diferentes estancias. E igual de cuidados que los decorados están los exteriores, la mayoría en la ciudad de Madrid.

Eso sí, todo con un tinte “más parisino que madrileño”. La calle Lope de Vega o la Plaza del Alamillo son algunos de los escenarios reales donde se recrean espacios como la puerta de la pensión donde viven las chicas. Para la construcción de algunos decorados se ha contado con referencias reales como el Banco de España, al que se le han añadido más elementos modernistas para recrear la fachada del edificio; o el Restaurante El Espejo, situado en el Paseo del Prado de Madrid y que los directores de arte Raquel Benavides y Carlos Dorremochea han “imitado” para crear El café de enfrente, lugar de encuentro de las chicas.

La serie arranca con la inauguración del edificio de la telefonía en Madrid. “Contamos la llegada de las primeras telefonistas que empiezan a trabajar en la compañía”, explica Ramón. Teresa Fernández-Valdés añade: “La mujer empieza a incorporarse al mundo laboral y las que trabajaban en esta compañía eran las más guays del momento: modernas, independientes, fuertes”.

  1. La ficción será un reflejo de la situación que vivían las mujeres en un pasado no tan lejano.
  2. Había países en los que las compañías las prohibían incluso casarse”, dice Ramón Campos.
  3. Otro de los aspectos que más se ha cuidado, aunque con algunas licencias, ha sido el vestuario.
  4. Nos hemos atrevido a ir por encima de la rodilla cuando lo que correspondía era la pantorrilla.

Nuestra inspiración no ha sido tanto Downton Abbey como la película Midnight in Paris, de Woody Allen”. Blanca Suárez es Lidia, una de las cuatro jóvenes que empiezan a trabajar en la compañía y la que más secretos esconde. “Es complicado hablar de ella.

  1. Las primeras personas que no saben nada de ella y de su pasado son sus compañeras.
  2. No tiene familia, ha estado sola casi toda su vida y va a parar a esta compañía por casualidad.
  3. Pero se encuentra con una bofetada de su pasado importante”, nos adelanta la actriz.
  4. Aunque reconoce que la grabación ha sido muy intensa, Blanca, la única de las cuatro que no hizo casting sino que entró directamente, está muy ilusionada: “Trabajar con Netflix es tan diferente Por fin estamos abriendo nuestra mente y vamos a trabajar para todo el mundo, no solo para nuestros vecinos.

Estaría bien que las cadenas generalistas también empezaran a apostar por productos más arriesgados”. Ana Fernández es Carlota. “Viene de una familia acomodada, con un pasado muy militar pero que busca su libertad. Es la rompedora, la que tiene el tono más sexy.

  1. Eso sí, tiene unos dramones muy grandes”, nos avanza la actriz que, además, recuerda una de las indicaciones más divertidas que le dio Carlos Sedes, el director, durante la grabación: “Quiso diferenciarnos mucho como personajes y nos propuso que cada una imitara a un animal.
  2. ¡A mí me toco la ardilla! (risas)”,

“Yo soy Ángeles, la más veterana de las cuatro. De hecho, cuando arranca la serie mi personaje ya está trabajando en la compañía. Estoy casada y tengo una hija. Soy el personaje más conservador pero también el que tendrá una gran evolución. Irá desprendiéndose de los miedos y se hará fuerte gracias a los referentes que tiene alrededor”, explica Maggie Civantos.

  1. Nadia de Santiago es Marga: “Viene del pueblo, donde trabajaba en la centralita comarcal, impulsada por su abuela tras la muerte de su madre.
  2. Nunca ha salido de allí y todo es nuevo para ella, se tiene que amoldar a la gran ciudad.
  3. Es muy abierta y tiene muchas ganas de aprender”.
  4. Moverse como las mujeres de la época, hablar de una determinada manera No.

Esto no ha sido lo más difícil para las protagonistas de Las chicas del cable. “¡He tenido un cacao con los cables! -recuerda Maggie-. El día que se ensayó cómo se utilizaban no pude asistir y me mandaron un vídeo”. Para Ana también fue complicado: “Pensaba que no iba a tener ninguna escena de colocar clavijas, pero tuve una.

  1. Y pensé: ‘¿Por qué no presté más atención ese día’?”.
  2. Con una trama ambientada en una época tremendamente machista, las cuatro actrices reivindican que el esquema no se siga repitiendo en la actualidad.
  3. Aunque se están empezando a ver cosas, en televisión, por ejemplo, todavía queda mucho por hacer”.

Su compañera Nadia añade: “En esta serie, los hombres son el complemento de ellas. En cierto modo es similar a Sexo en Nueva York: son cuatro tías y ellos son accesorios que aparecen y desaparecen”. Es el momento de hablar con los ‘chicos del cable’, que también están presentes en nuestra visita a la grabación.

Yo soy Francisco, el director de la compañía –nos explica Yon González, que lleva la voz cantante porque ese día no comparte protagonismo con Martín Rivas, ausente por otros compromisos–. Es un tipo estirado que viene del pueblo y se convierte en el amor pasional de Ana”. El actor coincide con sus compañeros en que es un puntazo que vayan a ver su trabajo en 90 países, y más con una serie con mujeres como protagonistas: “Es maravilloso porque el mundo de las mujeres es complicado y la serie retrata esa edad intermedia en que tenían que adoptar el rol de hijas o de madres, y quedaban un poco vendidas”.

Terminamos este viaje en el tiempo con Sergio Mur, que interpreta a Mario Pérez, el marido del personaje de Maggie Civantos: “Representa a un hombre muy de su época, lo que sirve para retratar un matrimonio de los años 20, con una mujer que siente la necesidad de emanciparse de la protección masculina.

¿Cuándo se estrenó las chicas del cable?

Referencias –

  1. , FormulaTV, Consultado el 31 de mayo de 2017,
  2. , FormulaTV, Consultado el 31 de mayo de 2017,
  3. , Espacio Fundación Telefónica,23 de marzo de 2017, Consultado el 29 de noviembre de 2019,
  4. Palomares, Anabel (9 de agosto de 2019)., Trendencias, Consultado el 29 de noviembre de 2019,

Datos:

Obtenido de «» : Las chicas del cable – Wikipedia, la enciclopedia libre

¿Cuándo sale la primera serie de las chicas del cable?

‘Las chicas del cable’: un paseo por los años 20 en el rodaje de la serie de Netflix Publicidad – Sigue leyendo debajo Teleprograma.tv ha visitado la grabación de Las chicas del cable, uno de los estrenos más esperados de Netflix –disponible desde el 28 de abril– y su primera serie en España.

Situado en un polígono industrial de Villaviciosa de Odón (Madrid), el plató de la serie es el mismo donde se grabó Gran Hotel, también de Bambú Producciones, y acoge varias estancias: el hall, el bar y la pensión donde se reúnen las chicas, el despacho del director, el almacén, las taquillas Son los espacios donde se desarrolla esta historia de cuatro chicas que trabajan en la primera compañía telefónica de España.

“En los decorados hemos introducido el modernismo. Hay muchas curvas, despachos con balconadas”, nos explica Ramón Campos caminando entre las diferentes estancias. E igual de cuidados que los decorados están los exteriores, la mayoría en la ciudad de Madrid.

  • Eso sí, todo con un tinte “más parisino que madrileño”.
  • La calle Lope de Vega o la Plaza del Alamillo son algunos de los escenarios reales donde se recrean espacios como la puerta de la pensión donde viven las chicas.
  • Para la construcción de algunos decorados se ha contado con referencias reales como el Banco de España, al que se le han añadido más elementos modernistas para recrear la fachada del edificio; o el Restaurante El Espejo, situado en el Paseo del Prado de Madrid y que los directores de arte Raquel Benavides y Carlos Dorremochea han “imitado” para crear El café de enfrente, lugar de encuentro de las chicas.

La serie arranca con la inauguración del edificio de la telefonía en Madrid. “Contamos la llegada de las primeras telefonistas que empiezan a trabajar en la compañía”, explica Ramón. Teresa Fernández-Valdés añade: “La mujer empieza a incorporarse al mundo laboral y las que trabajaban en esta compañía eran las más guays del momento: modernas, independientes, fuertes”.

La ficción será un reflejo de la situación que vivían las mujeres en un pasado no tan lejano. “Había países en los que las compañías las prohibían incluso casarse”, dice Ramón Campos. Otro de los aspectos que más se ha cuidado, aunque con algunas licencias, ha sido el vestuario. “Nos hemos atrevido a ir por encima de la rodilla cuando lo que correspondía era la pantorrilla.

See also:  Cual Es El Edificio Mas Antiguo Del Mundo?

Nuestra inspiración no ha sido tanto Downton Abbey como la película Midnight in Paris, de Woody Allen”. Blanca Suárez es Lidia, una de las cuatro jóvenes que empiezan a trabajar en la compañía y la que más secretos esconde. “Es complicado hablar de ella.

  1. Las primeras personas que no saben nada de ella y de su pasado son sus compañeras.
  2. No tiene familia, ha estado sola casi toda su vida y va a parar a esta compañía por casualidad.
  3. Pero se encuentra con una bofetada de su pasado importante”, nos adelanta la actriz.
  4. Aunque reconoce que la grabación ha sido muy intensa, Blanca, la única de las cuatro que no hizo casting sino que entró directamente, está muy ilusionada: “Trabajar con Netflix es tan diferente Por fin estamos abriendo nuestra mente y vamos a trabajar para todo el mundo, no solo para nuestros vecinos.

Estaría bien que las cadenas generalistas también empezaran a apostar por productos más arriesgados”. Ana Fernández es Carlota. “Viene de una familia acomodada, con un pasado muy militar pero que busca su libertad. Es la rompedora, la que tiene el tono más sexy.

Eso sí, tiene unos dramones muy grandes”, nos avanza la actriz que, además, recuerda una de las indicaciones más divertidas que le dio Carlos Sedes, el director, durante la grabación: “Quiso diferenciarnos mucho como personajes y nos propuso que cada una imitara a un animal. ¡A mí me toco la ardilla! (risas)”,

“Yo soy Ángeles, la más veterana de las cuatro. De hecho, cuando arranca la serie mi personaje ya está trabajando en la compañía. Estoy casada y tengo una hija. Soy el personaje más conservador pero también el que tendrá una gran evolución. Irá desprendiéndose de los miedos y se hará fuerte gracias a los referentes que tiene alrededor”, explica Maggie Civantos.

Nadia de Santiago es Marga: “Viene del pueblo, donde trabajaba en la centralita comarcal, impulsada por su abuela tras la muerte de su madre. Nunca ha salido de allí y todo es nuevo para ella, se tiene que amoldar a la gran ciudad. Es muy abierta y tiene muchas ganas de aprender”. Moverse como las mujeres de la época, hablar de una determinada manera No.

Esto no ha sido lo más difícil para las protagonistas de Las chicas del cable. “¡He tenido un cacao con los cables! -recuerda Maggie-. El día que se ensayó cómo se utilizaban no pude asistir y me mandaron un vídeo”. Para Ana también fue complicado: “Pensaba que no iba a tener ninguna escena de colocar clavijas, pero tuve una.

Y pensé: ‘¿Por qué no presté más atención ese día’?”. Con una trama ambientada en una época tremendamente machista, las cuatro actrices reivindican que el esquema no se siga repitiendo en la actualidad. “Aunque se están empezando a ver cosas, en televisión, por ejemplo, todavía queda mucho por hacer”.

Su compañera Nadia añade: “En esta serie, los hombres son el complemento de ellas. En cierto modo es similar a Sexo en Nueva York: son cuatro tías y ellos son accesorios que aparecen y desaparecen”. Es el momento de hablar con los ‘chicos del cable’, que también están presentes en nuestra visita a la grabación.

Yo soy Francisco, el director de la compañía –nos explica Yon González, que lleva la voz cantante porque ese día no comparte protagonismo con Martín Rivas, ausente por otros compromisos–. Es un tipo estirado que viene del pueblo y se convierte en el amor pasional de Ana”. El actor coincide con sus compañeros en que es un puntazo que vayan a ver su trabajo en 90 países, y más con una serie con mujeres como protagonistas: “Es maravilloso porque el mundo de las mujeres es complicado y la serie retrata esa edad intermedia en que tenían que adoptar el rol de hijas o de madres, y quedaban un poco vendidas”.

Terminamos este viaje en el tiempo con Sergio Mur, que interpreta a Mario Pérez, el marido del personaje de Maggie Civantos: “Representa a un hombre muy de su época, lo que sirve para retratar un matrimonio de los años 20, con una mujer que siente la necesidad de emanciparse de la protección masculina.

¿Quiénes son los chicos del cable?

‘Las chicas del cable’: un paseo por los años 20 en el rodaje de la serie de Netflix Publicidad – Sigue leyendo debajo Teleprograma.tv ha visitado la grabación de Las chicas del cable, uno de los estrenos más esperados de Netflix –disponible desde el 28 de abril– y su primera serie en España.

Situado en un polígono industrial de Villaviciosa de Odón (Madrid), el plató de la serie es el mismo donde se grabó Gran Hotel, también de Bambú Producciones, y acoge varias estancias: el hall, el bar y la pensión donde se reúnen las chicas, el despacho del director, el almacén, las taquillas Son los espacios donde se desarrolla esta historia de cuatro chicas que trabajan en la primera compañía telefónica de España.

“En los decorados hemos introducido el modernismo. Hay muchas curvas, despachos con balconadas”, nos explica Ramón Campos caminando entre las diferentes estancias. E igual de cuidados que los decorados están los exteriores, la mayoría en la ciudad de Madrid.

Eso sí, todo con un tinte “más parisino que madrileño”. La calle Lope de Vega o la Plaza del Alamillo son algunos de los escenarios reales donde se recrean espacios como la puerta de la pensión donde viven las chicas. Para la construcción de algunos decorados se ha contado con referencias reales como el Banco de España, al que se le han añadido más elementos modernistas para recrear la fachada del edificio; o el Restaurante El Espejo, situado en el Paseo del Prado de Madrid y que los directores de arte Raquel Benavides y Carlos Dorremochea han “imitado” para crear El café de enfrente, lugar de encuentro de las chicas.

La serie arranca con la inauguración del edificio de la telefonía en Madrid. “Contamos la llegada de las primeras telefonistas que empiezan a trabajar en la compañía”, explica Ramón. Teresa Fernández-Valdés añade: “La mujer empieza a incorporarse al mundo laboral y las que trabajaban en esta compañía eran las más guays del momento: modernas, independientes, fuertes”.

La ficción será un reflejo de la situación que vivían las mujeres en un pasado no tan lejano. “Había países en los que las compañías las prohibían incluso casarse”, dice Ramón Campos. Otro de los aspectos que más se ha cuidado, aunque con algunas licencias, ha sido el vestuario. “Nos hemos atrevido a ir por encima de la rodilla cuando lo que correspondía era la pantorrilla.

Nuestra inspiración no ha sido tanto Downton Abbey como la película Midnight in Paris, de Woody Allen”. Blanca Suárez es Lidia, una de las cuatro jóvenes que empiezan a trabajar en la compañía y la que más secretos esconde. “Es complicado hablar de ella.

  • Las primeras personas que no saben nada de ella y de su pasado son sus compañeras.
  • No tiene familia, ha estado sola casi toda su vida y va a parar a esta compañía por casualidad.
  • Pero se encuentra con una bofetada de su pasado importante”, nos adelanta la actriz.
  • Aunque reconoce que la grabación ha sido muy intensa, Blanca, la única de las cuatro que no hizo casting sino que entró directamente, está muy ilusionada: “Trabajar con Netflix es tan diferente Por fin estamos abriendo nuestra mente y vamos a trabajar para todo el mundo, no solo para nuestros vecinos.

Estaría bien que las cadenas generalistas también empezaran a apostar por productos más arriesgados”. Ana Fernández es Carlota. “Viene de una familia acomodada, con un pasado muy militar pero que busca su libertad. Es la rompedora, la que tiene el tono más sexy.

  1. Eso sí, tiene unos dramones muy grandes”, nos avanza la actriz que, además, recuerda una de las indicaciones más divertidas que le dio Carlos Sedes, el director, durante la grabación: “Quiso diferenciarnos mucho como personajes y nos propuso que cada una imitara a un animal.
  2. ¡A mí me toco la ardilla! (risas)”,

“Yo soy Ángeles, la más veterana de las cuatro. De hecho, cuando arranca la serie mi personaje ya está trabajando en la compañía. Estoy casada y tengo una hija. Soy el personaje más conservador pero también el que tendrá una gran evolución. Irá desprendiéndose de los miedos y se hará fuerte gracias a los referentes que tiene alrededor”, explica Maggie Civantos.

  1. Nadia de Santiago es Marga: “Viene del pueblo, donde trabajaba en la centralita comarcal, impulsada por su abuela tras la muerte de su madre.
  2. Nunca ha salido de allí y todo es nuevo para ella, se tiene que amoldar a la gran ciudad.
  3. Es muy abierta y tiene muchas ganas de aprender”.
  4. Moverse como las mujeres de la época, hablar de una determinada manera No.

Esto no ha sido lo más difícil para las protagonistas de Las chicas del cable. “¡He tenido un cacao con los cables! -recuerda Maggie-. El día que se ensayó cómo se utilizaban no pude asistir y me mandaron un vídeo”. Para Ana también fue complicado: “Pensaba que no iba a tener ninguna escena de colocar clavijas, pero tuve una.

Y pensé: ‘¿Por qué no presté más atención ese día’?”. Con una trama ambientada en una época tremendamente machista, las cuatro actrices reivindican que el esquema no se siga repitiendo en la actualidad. “Aunque se están empezando a ver cosas, en televisión, por ejemplo, todavía queda mucho por hacer”.

Su compañera Nadia añade: “En esta serie, los hombres son el complemento de ellas. En cierto modo es similar a Sexo en Nueva York: son cuatro tías y ellos son accesorios que aparecen y desaparecen”. Es el momento de hablar con los ‘chicos del cable’, que también están presentes en nuestra visita a la grabación.

  1. Yo soy Francisco, el director de la compañía –nos explica Yon González, que lleva la voz cantante porque ese día no comparte protagonismo con Martín Rivas, ausente por otros compromisos–.
  2. Es un tipo estirado que viene del pueblo y se convierte en el amor pasional de Ana”.
  3. El actor coincide con sus compañeros en que es un puntazo que vayan a ver su trabajo en 90 países, y más con una serie con mujeres como protagonistas: “Es maravilloso porque el mundo de las mujeres es complicado y la serie retrata esa edad intermedia en que tenían que adoptar el rol de hijas o de madres, y quedaban un poco vendidas”.

Terminamos este viaje en el tiempo con Sergio Mur, que interpreta a Mario Pérez, el marido del personaje de Maggie Civantos: “Representa a un hombre muy de su época, lo que sirve para retratar un matrimonio de los años 20, con una mujer que siente la necesidad de emanciparse de la protección masculina.